Un Domingo de Resurrección luminoso culmina la Pasión cacereña

Miles de personas asisten en la Plaza Mayor a un Encuentro que se desarrolló con alegría y buen tiempo

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

cáceres. El mundo cofrade cacereño tendrá que esperar un año y 20 días para que se vuelva a reproducir la atmósfera de luz del Domingo de Resurrección. A diferencia de este año, con una Semana Santa muy temprana en el calendario, en 2019 este periodo religioso tendrá lugar tres semanas más tarde. El Domingo de Ramos será el 14 de abril y el de Resurrección el día 21. Queda, pues, un largo camino en el que las cofradías trabajan para superarse y apuntalar el título que hace que esta celebración sea de Interés Turístico Internacional.

Con cielo azul, escasas nubes y temperatura agradable, hacia la una del mediodía la Plaza Mayor recibía la presencia de la imagen de Nuestra Señora de la Alegría, una talla de 1930. El Domingo de Resurrección es el día que para los católicos representa el triunfo de la luz que diluye el luto por la muerte de Cristo. Encarna una de las piezas angulares de esta confesión: la esperanza en la resurrección y la vida eterna.

Más

Una plaza llena de gente recibió esta imagen, que salió de la ermita de la Soledad a las doce de la mañana. En paralelo, la figura de Cristo Resucitado salió a las doce menos cuarto de la mañana de la iglesia de San Mateo. En la Plaza Mayor se encontraron ambas imágenes que, movidas por los hermanos de carga, realizaron un sutil baile, unos movimientos que acercaron los dos pasos, encarnando el Encuentro entre Cristo Resucitado y su madre, la Virgen María. Después los dos pasos se elevaron al cielo. Es el momento culminante, con la suelta de globos blancos y de palomas, los aplausos y el himno de España. Entre el público, que se contaba por miles de personas, podía palparse la emoción y las expresiones de júbilo ante las dos imágenes.

Santos Benítez Presidente Unión de Cofradías «Ha sido una revolución la implicación de las mujeres y de la gente joven dentro de las procesiones»

El blanco y los colores tostados y amarillos llenan esta jornada. Las mantillas dejan de lado el negro y los trajes de las mujeres que las portan estallan en vivos colores. También fue muy destacada la presencia de niños y bebés que lucieron las túnicas blancas con sus cordones amarillos.

Distintos representantes de la vida municipal cacereña ocuparon un lugar de honor en esta procesión. Valentín Pacheco, edil del PP, Belén Fernández, del PSOE y María del Mar Díaz, de Ciudadanos, acudieron a esta cita. Guardia Civil y Policía Nacional también desfilaron en ésta y en distintas procesiones.

Los encargados de dar vida este punto y final de la Semana Santa son los miembros de la Ilustre y Real Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad, que en estos momentos sobrepasa los 500 hermanos. La procesión de ayer fue una forma de resarcirles de la suspensión del desfile del Viernes Santo. Las intensas lluvias de esa tarde obligaron a tomar la decisión de no salir a las calles, para proteger los pasos. En el interior de la ermita de la Soledad se llevó a cabo el descendimiento de Jesús e Isabel Caballero interpretó tres saetas.

La agrupación musical 'Nuestra Señora de la Misericordia' y 'Nuestro Padre Jesús de la Salud', ambas de Cáceres, aportaron la nota musical a esta cita. Este acompañamiento es una de las partes más destacadas de los desfiles procesionales, con músicos que tienen el reto de tocar y acompañar a los pasos.

Buen balance

Santos Benítez, presidente de la Unión de Cofradías Penitenciales de Cáceres hacía ayer una lectura en clave positiva de todos estos días de Semana Santa, a la espera de que se haga un balance oficial. De El Encuentro subrayaba la enorme presencia de gente, que cifraba, a ojo de buen cubero, en unas 7.000 personas en la Plaza Mayor. Después de la suspensión del pasado viernes cree que ayer hubo motivos para la alegría de los hermanos que forman parte de esta cofradía.

Uno de los aspectos más destacados de este año ha sido «la enorme presencia de mujeres y de gente joven dentro de las procesiones, ha sido una verdadera revolución». Considera que esta cita «cada año va a más», y que es algo que queda plasmado en el relevo generacional y en la adquisición de patrimonio por parte de las cofradías. Para Benítez, además de muchos turistas viendo procesiones, también hay cada vez más cacereños que disfrutan de estas fechas en su propia ciudad y que la viven de una forma muy entregada. «Hay que destacar la implicación, el orden y el silencio, ya fuera por religiosidad o por respeto». Cada vez más los cacereños son conscientes del valor de los pasos procesionales. «Las cofradías tienen unas páginas web muy buenas en donde se puede obtener mucha información».

Benítez agradeció la colaboración de los cuerpos policiales y el hecho de que la Parte Antigua, el escenario en el que transcurren una buena parte de las 23 procesiones, se viera completamente despojada de vehículos. También agradeció a DYA su trabajo para que los desfiles se desarrollaran sin apenas problemas. Ayer, tras el desarrollo de los actos de El Encuentro en la Plaza Mayor un equipo de esta asociación auxilió a un hombre que sufrió un desvanecimiento en la calle General Ezponda.

Sin duda, la mayor de las novedades de este periodo en Cáceres ha sido la primera edición de la Pasión Viviente teatralizada, que tuvo lugar el jueves previo al Domingo de Ramos y en la que, además de la Unión de Cofradías, también participó la Escuela Superior de Arte Dramático, el Conservatorio Oficial de Música, la Universidad Popular, el IES Universidad Laboral, la Escuela de Bellas Artes Eulogio Blasco y el Consorcio Ciudad Histórica. «Es un acto previo a la Semana Santa que puede atraer a un buen número de turistas, todas las pasiones teatralizadas gustan mucho». El presidente de la Unión de Cofradías se plantea, dado el primer paso, repensar este acto para mejorarlo. «Había tantísima gente en todos los escenarios que ha sido imposible que toda la gente pudiera verlo todo». Se trata de afinar ciertos aspectos organizativos, porque, por lo demás «los textos son buenísimos, los actores también, ha habido muy buenas críticas y la inversión ya se ha hecho, así que para el año que viene va a salir mucho más económico».

Santos Benítez ya tiene puesta la mirada en esa Semana Santa de 2019 que, casi con toda seguridad hará que el tiempo sea más estable al ser más tardía. En tanto, se seguirá con el trabajo, las ideas y la ilusión para mantener el nivel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos