Hoy

Dolor, llanto y saetas en las procesiones de Cáceres

video

Penitentes de la Sagrada Cena descalzos llevando una cruz durante la procesión / LORENZO CORDERO

  • La Policía Local tuvo que parar durante 15 minutos la procesión para atender a un hombre de 83 años, que estaba en un balcón pero había perdido el sentido

«En teoría, somos 120 los hermanos que tenemos que cargar el paso de la Sagrada Cena, que es el que más pesa de la Semana Santa de Cáceres, con 3.600 kilos; pero hoy somos 105; es decir que salimos a unos 30 kilos cada uno». Así lo explicaba ayer a este diario uno de los hermanos de la Cofradía de la Sagrada Cena y Nuestra Señora del Sagrario, que salió en procesión a las 11 de la mañana desde la Iglesia de Santiago. Hace algunos años acortaron el recorrido para hacer más llevadera la carga de un paso monumental. Tras la Sagrada Cena, los pasos de dimensiones más pequeñas del Triunfo de la Eucaristía y la Señora del Sagrario, cargada por mujeres.

La Policía Local tuvo que parar durante 15 minutos la procesión cuando iba a entrar en la Plaza de San Juan al tener que acudir los servicios médicos al número 18 de la Plaza de San Juan para atender a un hombre de 83 años, que estaba en un balcón pero había perdido el sentido. Falleció de un infarto. Cuando la Sagrada Cena llegó a la altura de la vivienda donde había ocurrido el suceso, se rezó un padrenuestro.

fotogalería

Otro momento emotivo se vivió a las ocho y cuarto de la tarde en la procesión del Cristo del Amor y Nuestra Señora de la Caridad. El cantaor Juan Corrales hizo que a varias personas se le saltaran las lágrimas cuando se puso junto una casa cerrada en la calle San José. En la vivienda vivía el matrimonio formado por Mariano Bernáldez Solano, que murió el 18 de febrero de 2016, y María Rosa Gómez-Caro Barrante, fallecida el 28 de noviembre, siendo ella durante varios años mayordoma de la Cofradía. Corrales cantó en su recuerdo una emocionante saeta a la Virgen.

En la procesión de la Vera Cruz, que partió desde la iglesia de San Mateo a las ocho de la tarde, desde una casa palacio de la calle Ancha también cantó saetas Felisa Rodríguez; a su lado Pilar de Oriol, con su hijo el Conde de Campo Rey y unos amigos ingleses interesados en conocer la Semana Santa cacereña.

La última procesión del Jueves Santo fue la del Cristo del Humilladero, que salió a las diez de la noche del Espíritu Santo.