Nevado ignora la propuesta del PSOE y aprueba la bajada del IBI con Cs

Guardiola recoge sus papeles con Nevado y Muriel al fondo. :: a. m./
Guardiola recoge sus papeles con Nevado y Muriel al fondo. :: a. m.

El PSOE hace una propuesta de revisión catastral que el Ayuntamiento rechaza

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

«No presentan propuestas señor Salaya, ni pinchan ni cortan. Solo les interesa hacer ruido», lanzó la titular de Economía en su turno de intervención con la mirada fija en la bancada socialista. Iba el pleno municipal en la dirección prevista, con PP y Ciudadanos de la mano de una rebaja fiscal del IBI que estaba cantada y quieren agilizar a toda costa. Pero el portavoz municipal del PSOE se guardaba un as en la manga. Al equipo de Gobierno se le acaba un recurso que han utilizado con frecuencia, el del silencio de PSOE y CáceresTú a la hora de llevar sus iniciativas a las cuentas del Ayuntamiento en 2018.

Más información

Luis Salaya, pocos minutos después de que hablase la concejala popular María Guardiola, anunció una propuesta. Su grupo estaba dispuesto a apoyar el presupuesto si se abordaba una revisión catastral a fondo que permita un pago «justo» del IBI, con beneficios a viviendas sociales, familias numerosas, protección para zonas concretas como Santa Lucía... Una moción «clara y nítida», con una «reforma seria», que implicaría -asegura- que «muy pocos pagarán más, mientras que las clases medias pagarán menos». Sugiere, por ejemplo, que se penalice a quienes tengan viviendas grandes, de más de 150 metros cuadrados.

Apenas un rato antes, el portavoz de Ciudadanos también se había ensañado con su compañero de cargo socialista: «Mírese al espejo -dijo-. Pregúntese para qué se presentó a la Alcaldía». Se refería Cayetano Polo al hecho de que Cs con la mitad de concejales (4) estaba obteniendo más resultados, con medidas concretas que benefician a los cacereños. Pero el diseño del Impuesto de Bienes Inmuebles que el PSOE abordó ayer en la sesión plenaria no tuvo mucho recorrido. La propia alcaldesa, Elena Nevado, respondió con un comentario jocoso al turno de intervención de Salaya. María Guardiola zanjó toda posibilidad de acuerdo. «No es que sea tarde, es que es inasumible», concretó. La concejala de Economía pidió a Salaya que se lea la normativa, ya que la revisión catastral no depende del Ayuntamiento sino del Ministerio de Hacienda. Además, apuntó luego, los valores de Cáceres están por debajo del mercado, al menos un 50 por ciento, reseñó.

El pleno solo tenía un punto en el orden del día. Duró 40 minutos y escenificó una clara división por bloques, con PP y Ciudadanos a un lado y CáceresTú y PSOE al otro. El resultado de la votación 13-9 facilita la reducción del IBI acordada por el equipo de Gobierno con el que volverá a ser su socio, de nuevo. Ya lo fue en la investidura y el último año para aprobar los presupuestos de 2017.

«Dicen que prefieren que el dinero esté en el bolsillo de los ciudadanos, pero los cacereños apenas se van ahorrar 12 euros en el recibo. Poco puede aumentar el consumo con eso. Sin embargo, Cáceres deja de ingresar dos millones de euros», denunció Consolación López, de CáceresTú. María Guardiola matizó, no serán dos millones sino uno.

El tipo impositivo pasa de 0,75 a 0,72 para la totalidad de las viviendas. El IBI comercial se mantiene en el 0,70. El del IBI de rústica cae al 0,90. Las familias numerosas se beneficiarán de bonificaciones de 130 o 220 euros siempre que el valor catastral del inmueble no supere los 120.000. En total, las arcas municipales deben compensar una pérdida de 1.076.357 euros. El Ayuntamiento espera 2,2 millones del canon del agua y ha presupuestado 1,1 millones en multas de tráfico. Economía aclara que esa previsión se basa en los ingresos obtenidos por ese concepto en el último ejercicio.

Fotos

Vídeos