En el bar de Robledillo de Gata no avalan la versión de los autores del arrollamiento

Así estaba el cadáver en el carril hacia Descargamaría. :: hoy /
Así estaba el cadáver en el carril hacia Descargamaría. :: hoy

Uno de los acusados les pidió al día siguiente que respaldaran que se había marchado antes del local la madrugada del suceso

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

En el segundo día del juicio del 'crimen del candidato' estaba previsto que declararan el gerente y la camarera del bar Manadero de Robledillo de Gata, local en el que coincidieron, la madrugada del 14 de mayo de 2011, tanto Juan Carlos Marcos, cuyo cadáver aparecería unas horas después tirado en la carretera de Descargamaría, como los acusados de causar su muerte al atropellarlo de forma intencionada

Adriana Rodica, de 28 años y nacionalidad rumana, no compareció sin embargo en el Palacio de Justicia de Cáceres. Ella declaró en la Guardia Civil, a los tres días del suceso, que la víctima había entrado a las ocho y media de la tarde en el bar, y que los acusados llegaron sobre las tres y cuarto de la madrugada; los tres comenzaron una conversación sobre política, ya que eran del mismo partido, el PP.

Más información

Rodica también declaró en su día que los tres estaban bebidos y que cuando ella terminó su jornada de trabajo, a las cuatro y media, Juan Carlos se ofreció a acompañarla a su casa. Una vez que la dejó en la puerta de su vivienda, él se marchó andando a Descargamaría, que está a dos kilómetros.

Según el testimonio de la camarera a la Guardia Civil, al día siguiente, a las dos de la tarde, escuchó en el bar que el acusado Modesto Sánchez, muy nervioso, le pedía a su jefe que dijera que a las cuatro ya se encontraba en casa, pero ella le señaló que no era cierto, porque él seguía en el bar cuando se marchó del local, acompañada de la víctima.

Quien sí declaró ayer fue el gerente del bar, que corroboró esta versión de la visita del día siguiente y el intento de cambiar las versiones de las horas.

También declararon los primeros agentes de la Guardia Civil que vieron el cadáver de Juan Carlos Marcos en la carretera. Aseguran que no había huellas de frenada.

El cuerpo sin vida fue hallado por un vecino de Cáceres, un hombre de 38 años, que en su coche iba a Salamanca a cazar en una finca.

El juicio continúa hoy.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos