El PSOE dice que el Ayuntamiento quiere «inflar» los ingresos con multas

REDACCIÓN CÁCERES.

El grupo municipal socialista se muestra crítico con el pacto alcanzado por el Partido Popular y Ciudadanos para aplicar una rebaja fiscal de 1,8 millones de euros a partir de enero. Este acuerdo, denuncia el PSOE, pone en riesgo la estabilidad presupuestaria de la ciudad. Considera que la recaudación prevista en multas en el presupuesto de 2018 es una forma de «inflar» los ingresos para compensar la bajada del IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles) prevista.

«La realidad es que se pretende hacer pagar a los cacereños y cacereñas la bajada del IBI pactada con Ciudadanos para sacar adelante los presupuestos. Es inaceptable que se pretenda hacer pagar en multas de tráfico una bajada del IBI mínima que no tendrá ni la más mínima repercusión en las economías de las familias cacereñas», lamentó ayer Luis Salaya, el portavoz del PSOE, en un comunicado de prensa.

Hay que recordar, además, que el grupo municipal socialista anunció la semana pasada que impugnará los presupuestos participativos por la «opacidad» detectada en su tramitación. A propósito de este anuncio, Luis Salaya agrega que el equipo de Gobierno está descoordinado.

«Mientras el concejal de Participación Ciudadana intenta poner en nuestra contra a las asociaciones diciendo que la impugnación del presupuesto retrasará las inversiones, su portavoz, Rafael Mateos, afirma que se mantendrán los plazos previstos», ilustra el portavoz municipal socialista.

«Con la impugnación que hemos anunciado lo que perseguimos, lejos de retrasar las inversiones, es que se garanticen, y no nos encontremos con ninguna sorpresa en el futuro», concluye Salaya, al tiempo que critica a la concejalía de Economía por los errores cometidos.

Fotos

Vídeos