Un año de prisión para el conductor que causó un accidente en la feria de Cáceres de 2016

Imagen del accidente, con uno de los coches siniestrados, en el que viajaba un matrimonio. :: HOY/
Imagen del accidente, con uno de los coches siniestrados, en el que viajaba un matrimonio. :: HOY

Arrolló a dos vehículos parados en un semáforo en la avenida Juan Pablo II tras haberse saltado un control policial y circular a 120 kilómetros por hora

J. J. González
J. J. GONZÁLEZCáceres

Fue un aparatoso accidente que marcó el final de la feria de San Fernando de 2016. Ocurrió el domingo, día 29 de mayo, al mediodía y se saldó con siete heridos, incluido el conductor causante del siniestro, que circulaba de forma temeraria y bajo los efectos del alcohol, según la sentencia judicial que le ha condenado a un año de prisión.

El juzgado de lo Penal número 1 de Cáceres ha condenado, con fecha del pasado mes de septiembre, a L.G.P, que tenía 25 años cuando ocurrió el accidente, por un delito contra la seguridad vial, en la modalidad de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas, con delito de conducción con temeridad manifiesta y dos delitos de lesiones imprudentes. La condena es a un año de prisión y privación del derecho a conducir vehículos de motor y ciclomotores por un plazo de cuatro años.

Más información

El accidente ocurrió sobre las 13 horas del día 29 de mayo de 2016, domingo, en la avenida Juan Pablo II y a pesar de lo aparatoso del siniestro ninguna de las siete personas accidentadas resultó herida de especial gravedad. El acusado viajaba en un coche BMW 320 con otros dos jóvenes, un chico y una chica, de 20 y 22 años, cuando chocó contra dos vehículos que se encontraban parados en un semáforo, a la altura de la gasolinera de Pasarón, tras haber intentando pasar por en medio de ambos, según se indica como hechos probados en la sentencia. En uno de los vehículos arrollados, un Volvo, viajaba un matrimonio residente en Badajoz, de 46 años la mujer y el hombres, quienes resultaron heridos con traumatismo craneoencefálico. En el otro coche viajaban dos matrimonios de Chile. Dos de estas personas, una mujer de 68 años y un varón de 71, resultaron heridos leves. Además, del vehículos que causó el incidente, su conductor resultó herido con traumatismo craneoencefálico y su dos acompañantes con diversas contusiones. Los heridos fueron atendidos en el Hospital San Pedro de Alcántara y y dadas de alta entre el domingo y el lunes, a excepción del conductor, que permaneció en observación hasta el martes por la noche.

El condenado dio positivo en la prueba de alcohol, pero no había consumido sustancias estupefacientes

Ferial

Según se recoge en la sentencia, el acusado fue sometido a la prueba de detección alcohólica mediante análisis de sangre y arrojó una tasa de 1,50 gramos por litro.

Sin embargo, cabe señalar que en contra de lo que se publicó en su día en los medios de comunicación, no había consumido drogas y en la sentencia no hay referencia alguna sobre tal consumo de sustancias estupefacientes.

El juzgado indica que L.G.P. circulaba con su BMV 320 por una zona restringida al tráfico en el recinto ferial (un área de aparcamientos reservados a la que se accede con una tarjeta de autorización) «tras haber ingerido bebidas alcohólicas que mermaban notablemente sus aptitudes psicofísicas para la conducción», según la sentencia, que indica que el acusado atravesó un control de la Policía Nacional, que le dio el alto y le requirió la tarjeta de aparcamiento. «Como quiera que el acusado carecía de dicha tarjeta y había consumido gran número de bebidas durante toda la noche, tras detenerse, emprendió bruscamente la macha y aceleró a gran velocidad dirección al centro de Cáceres, a través de la avenida Juan Pablo II, mientras era perseguido un indicativo policial, llegando a rebasar la velocidad del vehículo policial, que se aproximaba a los 120 kilómetros por hora, hasta situarse a bastante distancia del mismo».

En el punto del accidente, el conductor se encontró con los dos vehículos parados en el semáforo, pero en vez de sortearlos, según se indica en la sentencia, «siguió circulando a gran velocidad con el fin de rebasar el semáforo, para lo cual y aún a pesar del riesgo que conllevaba la maniobra, dirigió su trayectoria al espacio de separación entre ambos vehículos», lo que ocasionó la colisión por alcance contra el coche que se que encontraba a la derecha, en el que viaja el matrimonio de Badajoz, que fue lanzado hacia adelante 30 metros y acabó volcado a la derecha de la calzada, en una zona de tierra, completamente destrozado. Después golpeó el tercer coche, un BMW 218 ocupado por los dos matrimonios de Chile.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos