Piden 17 años de prisión para el acusado de asesinar a su padre en el crimen de El Perú en Cáceres

Daniel Cortés Caldera. :: /HOY
Daniel Cortés Caldera. :: / HOY

La víctima recibió el disparo tan cerca, que el taco que contenía los perdigones quedó alojado en su cuerpo

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

La Fiscalía de Cáceres ya ha realizado su petición de condena para el parricida del barrio de El Perú, Daniel Cortés Caldera, que en la madrugada del 20 de febrero de 2017 mató de un disparo a su padre. Para la acusación pública no hay duda de que se trata de un asesinato, y pide que sea condenado a 17 años de prisión.

Según el relato de la Fiscalía, poco después de las 3.53 horas del 20 de febrero de 2017 Daniel Cortés, que entonces tenía 38 años, salió de la Sala de Fiestas 'Pasarón'. Se montó en su coche y lo condujo un kilómetro y 800 metros hasta llegar a la casa en la que vivía con sus padres y su hermana, en el número 4 de la calle Antonio Floriano Cumbreño.

Hemeroteca

Según el relato de Fiscalía, entró en el domicilio sin despertar a su familia, cuyos miembros dormían cada uno en una habitación. El padre descansaba en la de matrimonio; la madre en el salón, ya que no compartía el dormitorio con su marido desde hacía tiempo; y la hermana en la habitación situada en el extremo opuesto de la casa, junto a la del propio acusado.

A las cinco de la mañana (siempre según el relato del fiscal), Daniel Cortés cogió un cartucho 12 Winchester de una caja que tenía a los pies de su cama y cargó su escopeta Beretta, modelo Benelli, calibre 12, que también guardaba en su habitación. El acusado era cazador y tenía licencia para usar esa escopeta.

«Se dirigió sin hacer ruido hasta la habitación de su padre, se acercó a la cama donde su padre estaba durmiendo ligeramente recostado sobre el lado izquierdo, se colocó a espaldas del mismo, tomó apoyo para asegurar el tiro y disparó sobre el tórax del padre a una distancia aproximada de un metro, asegurándose de que no pudiera defenderse», indica la Fiscalía.

La acusación señala que Ángel Cortés, de 68 años, recibió el disparo a tan corta distancia que el taco contenedor de los perdigones quedó alojado en su cuerpo, dispersando 12 perdigones del cartucho por el interior del tórax, lo que le destruyó el pulmón derecho. La muerte fue instantánea.

Daniel Cortés había estado consumiendo alcohol durante esa noche hasta abandonar el club 'Pasarón'. Tenía una tasa de alcohol en la sangre que oscilaba entre 2.17 y 2.33 gramos por litro de sangre, lo que supone entre 1.09 y 1.16 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

El escrito de la Fiscalía señala que el acusado, en el momento de los hechos pesaba 122 kilos y era un consumidor habitual de alcohol desde hacía, al menos, ocho años, «lo que ya había provocado enfrentamientos entre el acusado y su padre cuando éste le recriminaba ese consumo de alcohol habitual».

Sin embargo, para la Fiscalía no hay pruebas de que en la noche del suceso se produjera una discusión previa entre el padre y el hijo.

De este modo, considera que ha cometido un delito de asesinato, y que deberá cumplir por ello una pena de 17 años de cárcel, al concurrir por un lado la agravante de parentesco pero, por otro, la atenuante de haber actuado bajo la influencia del alcohol.

Daniel Cortés era empleado de una armería de Cáceres, donde no había ocasionado problema laboral alguno. Ahora lleva más de un año en prisión. Su abogado ha pedido dos veces su libertad provisional, pero la Audiencia se la ha negado al asegurar que hay riesgo de fuga, ya que podía ser condenado a una pena entre los 15 y los 25 años de prisión.

Esta previsto que sean los nueve miembros de un jurado quienes decidan su grado de culpabilidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos