'El Pato' cumple 50 años convertido en el restaurante decano de la Plaza Mayor de Cáceres

Emilio Rey posa junto a la popular escultura realizada por Luis Rosado, convertida en imagen de su establecimiento. :: fotos: jorge rey/
Emilio Rey posa junto a la popular escultura realizada por Luis Rosado, convertida en imagen de su establecimiento. :: fotos: jorge rey

Su propietario, Emilio Rey, organizará una fiesta en la que quiere reunir a todos los trabajadores que han pasado por este establecimiento

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

Mayo del 68. Mientras el mundo mira a Francia por las protestas iniciadas por grupos de estudiantes, en Cáceres un joven matrimonio abre las puertas de un establecimiento de hostelería llamado 'El Pato'. Los propietarios del negocio, Emilio Rey Holguín y María Luisa Corrales, eligen un local de la calle General Ezponda para montar el restaurante. Su inauguración se convirtió en todo un acontecimiento social.

«Fui al Palacio Episcopal para pedir al obispo Llopis Ivorra que me bendijera el bar. Aceptó y se presentó una hora antes. Con el obispo vinieron todas las autoridades y el acto fue retransmitido en la radio. Al día siguiente en Cáceres no se hablaba de otra cosa», relató en 2011 Emilio Rey Holguín en las páginas de este diario.

Otro Emilio Rey, cuyo segundo apellido es Corrales, está ahora al frente del negocio. Es uno de los hijos del fundador y no está dispuesto a pasar por alto la efeméride. 'El Pato' celebra a finales de este mes su 50 aniversario convertido en el negocio de hostelería más veterano de la Plaza Mayor. La conmemoración coincide con la Feria.

«Por aquí han pasado desde Paco Rabal y Maribel Verdú hasta José María Manzanares» Emilio Rey Corrales, Propietario

Tras echar a andar en General Ezponda, en el lugar que actualmente ocupa el bar 'Pirata', 'El Pato' dio un estirón cuatro años después. En 1972 el matrimonio compró el local de Eusebio González, anexo a su restaurante y con fachada a la Plaza Mayor. Unieron entonces los dos establecimientos y 'El Pato' pasó a estar en primera línea, en el mismo inmueble que a principios del siglo XX albergó el Hotel Europa.

'El Pato', no obstante, no fue la primera incursión en la hostelería de Emilio y María Luisa. Aterrizaron en el sector diez años antes, también en General Ezponda. «Mi padre se fue a hacer el servicio militar a Mataró y allí se quedó a trabajar en una de las cafeterías más importantes, que se llamaba 'Europa'. Con el dinero que consiguió montó en 1957 su primer bar», explica Emilio Rey Corrales. Se llamó 'El Patito'.

Arriba a la izquierda, inauguración del restaurante en mayo del 68, acto al que asistió el obispo Llopis Ivorra; a la derecha, tres generaciones: Emilio Rey Núñez, Emilio Rey Corrales y Emilio Rey Holguiín; abajo a la izquierda, los fundadores María Luisa Corrales y Emilio Rey Holguín, en una imagen tomada en 2011; y a la derecha, la primera plantilla de 'El Pato'.
Arriba a la izquierda, inauguración del restaurante en mayo del 68, acto al que asistió el obispo Llopis Ivorra; a la derecha, tres generaciones: Emilio Rey Núñez, Emilio Rey Corrales y Emilio Rey Holguiín; abajo a la izquierda, los fundadores María Luisa Corrales y Emilio Rey Holguín, en una imagen tomada en 2011; y a la derecha, la primera plantilla de 'El Pato'. / Jorge Rey & Cedidas

Con la elección del nombre del establecimiento Rey Holguín quiso rendir, en cierta medida, homenaje a uno de sus hermanos. Y también hacer un guiño a esa época en la que buscó suerte, sin demasiado éxito, en el ruedo de la Plaza de Toros. Su hijo Emilio también heredó su pasión por el toreo y llegó a tomar la alternativa en 1989 como matador de toros de la mano de José María Manzanares y Juan Mora en la Plaza de Toros de Mérida.

«El verdadero Pato era mi tío Paco. Era tartamudo y cuando le preguntaban por su nombre en lugar de Paco decía Pato. Cuando mi padre hizo sus pinitos como torero, la gente empezó a conocerle como el hermano del Pato. Y, al final, ese acabó siendo su nombre artístico», cuenta el actual dueño, al frente del negocio durante los últimos 20 años.

El balance

«Con toda la humildad del mundo hemos llegado a estos 50 años. Para nosotros es muy importante alcanzar esta cifra. Somos una dinastía, ya que uno de mis hijos ha querido continuar en la hostelería. A mí me gustaría que se hubiera dedicado a otra cosa porque la hostelería es muy sacrificada», dice Rey Corrales en referencia a su hijo Emilio Rey Núñez. En este caso, el joven abrió hace un año 'La Casa del Goloso' en la calle donde empezó todo: en General Ezponda. Su cafetería ocupa el antiguo local de la conocida Ferretería Rey.

En estas bodas de oro el actual dueño de 'El Pato' quiere que la celebración sea una fiesta para los clientes de toda la vida y, especialmente, para todos los trabajadores que han pasado por el establecimiento. «Ellos han sido el alma del restaurante», dice. En estos momentos, la plantilla está formada por ocho empleados, aunque en citas puntuales como el Festival Womad puede llegar a duplicarse. El trabajador más veterano es Francisco Campos, que lleva 42 años en la casa.

Por las instalaciones del establecimiento han pasado rostros conocidos como los actores Alfonso del Real, Paco Rabal y Maribel Verdú. Y ha sido también un punto de referencia para toreros. «José María Manzanares (hijo) estuvo unos meses estudiando Veterinaria en Cáceres y venía muchas veces a comer aquí», recuerda Rey Corrales.

Tras los cristales del local, la familia Rey ha sido testigo de los cambios experimentados por la Plaza. «Ahora hay muchos restaurantes, aunque también es cierto que hay más turismo. Estamos vendiendo muy bien la parte antigua», zanja el empresario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos