Pasión por el cubo de Rubik

Enrique López, Jorge Zafra, Samuel Márquez, Alicia Espada y Jorge Ruiz, miembros del equipo del IES Universidad Laboral. :: jorge rey

El IES Universidad Laboral cuenta con un equipo que ha participado en el campeonato nacional celebrado en Madrid El rompecabezas que triunfó en la década de los ochenta vuelve a estar de moda entre los jóvenes de la ciudad

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

Alicia Espada, de 14 años, estaba un día aburrida. Se le ocurrió rastrear por los cajones de los muebles de casa. Buscaba una baraja de cartas. No encontró naipes, pero sí un cubo de Rubik que despertó su curiosidad por este juego. Samuel Márquez (13) iba en el avión hacia Palma de Mallorca a pasar unos días de vacaciones con su familia. Se fijó en uno de los pasajeros, que movía con destreza las piezas de este rompecabezas. Le picó el gusanillo y probó suerte.

Samuel y Alicia son dos de los cinco componentes del equipo creado en el IES Universidad Laboral, que coordina Juan Manuel Martínez, profesor de Matemáticas. A la puerta de su departamento llamó un día Jorge Ruiz (13), el capitán, con la idea de crear un equipo para poder competir en los concursos especializados en este rompecabezas organizados entre centros educativos a nivel nacional.

Dicho y hecho. Forraron los pasillos del IES Universidad Laboral buscando candidatos. Así fue como reclutaron, además, a Enrique López (14) y Jorge Zafra (12). Corría el mes de octubre. Marcaron en el calendario una fecha: el 2 de diciembre. Ese día se disputaría en Madrid la final del II Torneo Interescolar del Cubo de Rubik, organizado por la Asociación Española del Cubo de Rubik para alumnos de colegios e institutos de todo el país menores de 15 años.

«Una vez que sabes resolver el cubo, tienes el reto de hacer cada vez mejor tiempo»

El juego que triunfó en la década de los ochenta vuelve a estar de moda entre los jóvenes. Juan Manuel, el profesor, da las claves que explican su poder de atracción. «Es un juguete que, además de ser educativo, tiene mucho margen de mejora. Una vez que sabes resolver el cubo, tienes el reto de hacer cada vez mejor tiempo. Ahí entra la parte competitiva. Además, ha habido un auge de marcas, que se han puesto a desarrollar diferentes cubos. Ya no hay que utilizar la fuerza para hacer los giros, como ocurría antes. Ahora el cubo gira casi sin mover el dedo y esto hace que sea más fácil de manipular», cuenta el docente.

Enrique, Alicia, Samuel, Jorge Zafra y Jorge Ruiz mueven las piezas de su hexaedro sin apenas mirarlas. Lo suyo es un pulso contra el reloj. Se retan a sí mismos. Enrique, por ejemplo, cuenta que su récord está en resolver el cubo en nueve segundos. Todos tienen un denominador común: han aprendido a resolver el rompecabezas gracias a los múltiples tutoriales que se pueden encontrar en internet. Después, llega el turno del perfeccionamiento. «El cubo te ayuda a mejorar la capacidad geométrica porque tienes que pensar en tres dimensiones», indica el profesor de Matemáticas. Esta disciplina tiene mucho que ver con el famoso rompecabezas. Su resolución, explican los chavales, es posible gracias a la aplicación de algoritmos (conjuntos ordenados de movimientos). Hay más de 500 combinaciones posibles, dicen.

Tras dos meses de entrenamiento, los cinco chavales viajaron a comienzos de diciembre a Madrid para poner a prueba su pericia. 20 equipos de los 60 inscritos llegaron a esta fase final. El equipo del IES Universidad Laboral ha sido el único representante de toda la provincia. Llegaron a Madrid con el noveno mejor coeficiente de los 20 clasificados. Y regresaron mejorando su propia marca: quedaron en séptimo lugar. Tuvieron que superar dos pruebas. La primera consistía en resolver 20 cubos en el menor tiempo posible. Lo hicieron en cuatro minutos y 40 segundos. En la segunda prueba tuvieron que resolver el mayor número de cubos en cinco minutos. Lograron completar 21.

El cubo de Rubik fue creado en Hungría en 1974 por el profesor de arquitectura y escultor Emo Rubik, que prestó su apellido al rompecabezas. Su venta se popularizó en 1980. Ahora vuelve a estar de moda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos