El nuevo hospital de Cáceres abrirá el próximo año y asumirá todas las operaciones quirúrgicas

El San Pedro de Alcántara conservará la actividad materno infantil hasta que se produzca la apertura de la segunda fase

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

El nuevo hospital de Cáceres mantiene el segundo semestre de 2018 como fecha de apertura para su primera fase. A partir de ese momento, el centro asumirá todas las operaciones quirúrgicas del área de salud de Cáceres. Así lo avanzó ayer el consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, durante su primera visita al interior de la obra. Habrá una excepción, precisó el consejero. Las únicas cirugías que se seguirán prácticando en el Hospital San Pedro de Alcántara serán todas las vinculadas al área materno infantil, que no se trasladará al nuevo hospital hasta que las obras estén completamente concluidas. Es decir, hasta que no acabe la segunda fase. Esto no se producirá antes de 2020, según los plazos manejados por el Servicio Extremeño de Salud.

«No vamos a trasladar la cirugía materno infantil porque este bloque tiene que estar muy pegado a pediatría. Y este servicio no lo vamos a trasladar en esta primera fase», apostilló el consejero. Los servicios que sí estarán operativos en la nueva dotación sanitaria, además de los 15 quirófanos, serán los de anatomía patológica, laboratorio, anestesia, reanimación y unidad de cuidados intensivos.

EN DATOS

15
quirófanos tiene el nuevo hospital de Cáceres, que comenzará a funcionar el año que viene.
186
camas estarán destinadas a pacientes de cirugía

El nuevo hospital, situado en la finca El Cuartillo, ya permite al visitante hacerse una idea de cómo será el edificio. El color y la luz natural tendrán mucho protagonismo. Las puertas, por ejemplo, son verdes, granates o azules, en función de la planta. Los colores vivos también están presentes en la pintura de los pasillos, que alternan tonos como el amarillo, el violeta o el rosa. Para las habitaciones se ha optado por colores más neutros, como el beis. Estas estancias están presididas por grandes ventanales. En cada una de ellas se ha instalado un cabecero doble. La idea es que la mayoría de las habitaciones sean ocupadas por un solo paciente, aunque, en función de las necesidades de cada momento, podrán albergar dos camas, según los planes del Servicio Extremeño de Salud. En total, el hospital contará con 222 habitaciones para pacientes. Habrá 37 por planta. Durante la puesta en marcha de la primera fase habrá 186 camas destinadas a pacientes que sean operados en el hospital, precisó ayer Vergeles.

'Hospital Universitario Ciudad de Cáceres' es el nombre más probable para el nuevo centro

El consejero de Salud también avanzó ayer cuál es el nombre que se baraja para este centro hospitalario. A él, admitió, le gustaría que se denominara 'Hospital Universitario Ciudad de Cáceres'. «No es un mal nombre», defendió. Su puesta en marcha, como es sabido, provocará el cierre escalonado de los dos hospitales que ahora funcionan en la ciudad. El Nuestra Señora de la Montaña dejará de funcionar de forma inmediata. La Junta de Extremadura devolverá entonces el edificio a la Diputación Provincial, propietaria del céntrico inmueble.

Los servicios que ahora se prestan en el Nuestra Señora de la Montaña quedarán repartidos entre el nuevo hospital y el San Pedro de Alcántara. Hasta este último edificio se trasladarán, en concreto, el servicio de alergología, la unidad de hospitalización breve de psiquiatría y el servicio de geriatría.

El consejero apuntó que el San Pedro de Alcántara sufrirá una reordenación de espacios para aprovechar los metros que dejarán libres los quirófanos que se llevarán al nuevo hospital, ubicados en la actualidad en la quinta y sexta planta. Es aquí donde se situarán las consultas y el resto de servicios desplazados desde el hospital Nuestra Señora de la Montaña.

Doble búnker

Siete plantas, 15 quirófanos, escaleras con peldaños que van alternando colores para aumentar la seguridad de los pacientes y evitar confusiones... El nuevo hospital está lleno de datos y detalles. José María Vergeles puso ayer la lupa sobre una de las dotaciones con las que contará este centro. Se trata del doble búnker para oncología radioterápica. Será la primera vez, insistió, que los tratamientos de radioterapia se presten en Cáceres en un hospital público. Hay que recordar que en estos momentos el SES tiene este servicio concertado con el centro privado Radioterapia Cáceres S. L.

El nuevo hospital comenzará a funcionar también con servicio de cafetería. Lo que no está decidido todavía es su ubicación, que será provisional hasta que se haga la segunda fase. El SES baraja instalarla dentro del edificio o situarla fuera, en un módulo prefabricado.

Durante su intervención, Vergeles subrayó que tanto en los presupuestos de 2018 como en los de 2019 habrá dinero para la obra y que el SES ya trabaja en la actualización de un plan funcional para poder empezar a poner en marcha la segunda fase. En el edificio, estimó, se han invertido ya cerca de 60 millones de euros (19 durante esta legislatura). A esta cantidad hay que añadir otros 13,5 millones de euros destinados a equipamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos