Sin noticias de la nueva estación del AVE en Cáceres

Actual estación de tren en Cáceres, en Aldea Moret. :: l. cordero/Gráfico
Actual estación de tren en Cáceres, en Aldea Moret. :: l. cordero

El presidente de Adif ha reconocido que los planes de la alta velocidad no contemplan una nueva estación ni integración de la línea en el casco urbano Cáceres lleva casi diez años esperando una decisión sobre el trazado del AVE a su paso por la ciudad

J. J. González
J. J. GONZÁLEZCáceres

La respuesta fue tan lacónica como rotunda: «No». Así contestó hace unos días el presidente del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Juan Bravo, en una entrevista con este periódico a la pregunta de si estaba contemplado construir nuevas estaciones del AVE en Extremadura, entre ellas la de la capital cacereña. La respuesta fue igualmente negativa cuando se le preguntó por la integración de la línea de alta de velocidad en el casco urbano de Cáceres, es decir el trazado de la vía a su paso por la ciudad.

Con las declaraciones de Juan Bravo en la entrevista publicada por este periódico el pasado domingo, día 12, se pone de manifiesto que ni la nueva estación ni la definición de un nuevo trazado urbano de la vía férrea entran dentro de los planes de la alta velocidad o de la velocidad alta en la capital cacereña. La plataforma del AVE que se ha construido entre Badajoz y Plasencia se quedará a las puertas de la ciudad durante bastantes años, a juzgar por las declaraciones del máximo responsable de Adif, entidad que mantiene el compromiso de que en el verano de 2019 esté terminada la plataforma del AVE entre Plasencia y Badajoz y con vía electrificada en 2020. Sin embargo, con esta conexión, el tren se frena a su llegada a la capital cacereña, tanto por el norte como por el sur, porque dentro del casco urbano no se habrá cambiado ni la vía, ni su trazado, ni su estación. La plataforma se interrumpe por el sur, al llegar el tren procedente de Mérida, antes de iniciar la curva hacia Aldea Moret, y por el norte, a la altura de Casar de Cáceres, a 13 kilómetros de la capital.

TRES ALTERNATIVAS

Oeste
Es la primera opción por la que apostó el Ayuntamiento en 2003, y se llegó a incluir en el nuevo Plan de Urbanismo. Estaría ubicada en el cruce de la autovía de la Plata, la A-66, con la carretera de Malpartida, en la zona de los Arenales. Esta opción es la que defendían tanto el PP como el PSOE, partidos que recogían esta ubicación en sus programas de las elecciones municipales de 2007.
Cerca de Carrefour
Es la opción acordada en julio de 2008 en una reunión entre el Ministerio de Fomento, la Junta y los alcaldes de las ciudades por donde pasaría el AVE.
Donde está la actual
Es la opción que defendía una plataforma que se creó a favor del soterramiento de las vías para evitar el aislamiento de Aldea Moret. Esta plataforma se dio por satisfecha con la ubicación de Carrefour.

Habrá, pues, un paréntesis, de 14 kilómetros de línea férrea urbana convencional que, de momento, no se toca. De momento y en un futuro más o menos largo, a juzgar por las palabras del presidente de Adif, que estuvo en Mérida el pasado 7 de noviembre para asistir a una segunda reunión de la comisión técnica de seguimiento de los proyectos de infraestructuras ferroviarias en Extremadura.

La conexión de la plataforma del AVE con la línea convencional del casco urbano está en obras. Tiene un coste de apenas 1,7 millones de euros en la parte norte, mientras que en la del sur resulta más cara por su complejidad, 5,4 millones de euros. La conexión norte consiste en una suave curva de 2,2 kilómetros para unir la plataforma AVE con la red convencional. El ramal sur mide 2,5 kilómetros.

En todo caso, lo cierto es que cuando se completen estas conexiones y se termine toda la línea entre Badajoz y Plasencia, los trenes no dispondrán de una nueva vía ni de nuevo trazado a su paso por la ciudad, que tampoco tendrá nueva estación. De hecho, ya en 2013, Adif anunció que con la realización de estas dos conexiones, por el sur y por el norte, era suficiente para que pudiera empezar a funcionar el tren rápido en la región. El Ministerio de Fomento había calculado que un nuevo trazado ferroviario en el tramo urbano de la capital cacereña, de unos 14 kilómetros, y la construcción de una nueva estación, tendría un coste de 148 millones de euros.

Aplazamiento

Con la paralización, renuncia o aplazamiento del trazado urbano en 2013 se dejaban atrás diez años de estudios y propuestas de alternativas que arrancan desde 2003, cuando el Ayuntamiento, al iniciar los trabajos de revisión de su nuevo Plan de Urbanismo, dibuja en el planeamiento un posible trazado para el tren, con su nueva estación del AVE, al oeste, en el cruce de la autovía de la Plata, la A-66, y la carretera de Malpartida, en la zona de los Arenales. Tanto el PP como el PSOE, que se han turnado en los gobiernos municipales, apoyaban esa alternativa, aunque el Plan de Urbanismo se dejaba a abierto a elegir otras dos opciones: hacer la nueva estación donde está la actual y otra que coincidía con el ahora residencial Junquillo, finalmente descartada porque la Junta de Extremadura aprobó recalificar esos terrenos para hacer una urbanización de 2.000 viviendas.

La solución del oeste fue la primera y la más firme, avalada desde el principio tanto por el Ayuntamiento como por la Junta de Extremadura y el Ministerio de Fomento. Se apuntaba la ubicación de un centro intermodal, un nudo de comunicaciones que incluiría también el traslado de la estación de autobuses e incluso el centro de transporte de la ITV, ahora en el ferial. Contemplaba una estación de mercancías en el norte, junto al polígono industrial de las Capellanías.

Sin embargo, a partir de 2007 surgen otras opciones. En el mes de octubre de ese año se celebra una reunión en Madrid entre responsables del Ministerio de Fomento con la entonces alcaldesa, Carmen Heras. En esa reunión se expusieron las tres opciones y los técnicos de Fomento se mostraron sorprendidos por el hecho de que solución que ellos veían más factible, la del Junquillo, era inviable porque se había previsto allí levantar todo un residencial sin que tuvieran conocimiento de ello.

En diciembre de ese año surge en Cáceres una plataforma ciudadana denominada 'La estación donde está', que defiende el soterramiento de las vías al entrar en Cáceres para evitar la brecha de Aldea Moret y hacer la nueva estación donde está la actual.

En julio de 2008, el Ministerio de Fomento acuerda con los alcaldes de la región y la Junta de Extremadura las ubicaciones de las nuevas estaciones en las ciudades por donde pasará el AVE y en Cáceres se decide que estará en las traseras de Carrefour. Entonces surgen pronunciamientos en favor de la opción oeste, como el de la Fundación Cáceres Capital, que consideraba que era la más beneficiosa por el centro intermodal y por acabar definitivamente con la barrera del tren dentro de la ciudad.

Sin embargo, el propio Ministerio de Fomento había convocado unos meses antes, en abril de 2008, un estudio informativo, para determinar la ubicación de la estación y la integración urbana en Cáceres. Aquel estudio se terminó en 2010, pero nunca más se supo. Son casi diez años esperando la integración y la estación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos