370 niños cacereños deciden sobre su colegio

Los niños del Alba Plata eligieron democráticamente el proyecto educativo del próximo curso. :: l. c.
Los niños del Alba Plata eligieron democráticamente el proyecto educativo del próximo curso. :: l. c.

El Alba Plata celebra un referéndum para elegir el proyecto del próximo curso

C. NÚÑEZ cáceres.

¿Cuántas veces suele preguntárseles a los escolares cuestiones de su día a día en las aulas? El sistema educativo está creado por adultos, con poco margen para escuchar el sentir de sus principales destinatarios: niños que piensan, sienten y pueden decidir. El colegio público bilingüe Alba Plata celebró ayer un referéndum entre todo su alumnado (excepto el de 6º de Primaria, a punto de dejar el centro) para decidir el proyecto sobre el que se trabajará el próximo curso. 370 niños ejercieron ayer su derecho al voto y eligieron uno de los cuatro temas propuestos por el profesorado: salud, fantasía, sociedad 2.0 y gastronomía.

Judit García Sánchez es la jefa de estudios de este centro ubicado en la Avenida de Dulcinea. Explica que el hecho de que sean los propios niños los que decidan «les motiva y les hace muchísima ilusión». Hasta los más pequeños de Infantil, de tres y cuatro años, han elegido democráticamente su proyecto, con papeletas con iconos. Para García Sánchez, más allá del proyecto que salga elegido, esta iniciativa «les enseña lo que es la democracia». En lugar del carné de identidad, que es lo que se requiere en las elecciones, se utilizó el de la biblioteca del centro. Los presidentes de las mesas electorales fueron elegidos entre niños de los cursos de 3º, 4º y 5º de Primaria.

El tema del proyecto no se dará a conocer hasta septiembre, cuando arranque el curso. La idea es que los padres no se adelanten introduciendo conceptos a los niños o apuntándoles a campamentos de verano de esta temática. La cocina, por ejemplo, está muy presente en las actividades de conciliación veraniegas. Todo se sabrá a su debido tiempo, apunta la jefa de Estudios. La idea es que lleguen puros y sin conceptos previos.

Trabajar por proyectos

El tema elegido pivotará uno de los trimestres en todos los niveles durante el curso 17-18. Trabajar por proyectos significa darles mucha más soberanía a los niños a la hora de aprender, ya que ellos mismos investigan y recaban información. Es un sistema menos unidireccional que el tradicional, donde los libros de texto desaparecen. Hay grupos en donde todo el año se trabaja así. Pero el segundo trimestre, todos se sumergen en esta forma de aprender, que resulta «muy motivadora», tal y como cuenta esta docente. Durante el pasado curso el tema del proyecto documental integrado fueron las Civilizaciones Antiguas. Es posible aprender Matemáticas, Lengua o Ciencias a través de este método, que poco a poco, lentamente, se va implantando en diferentes escuelas de España.

La biblioteca es uno de los lugares que se alían con esta forma de aprender. Allí buscan datos, pero también lo hacen en Internet y en distintas fuentes. La gamificación (de juego) y los retos forman parte de este método. Al parecer el origen de este enfoque arrancó en el siglo XIX y Francisco Giner de los Ríos ya continuó con él en la famosa Institución Libre de Enseñanza. No es otra cosa que «enseñar haciendo». La transversalidad, el trabajo en equipo o la distribución de tareas son alguna de las estrategias del trabajo por proyectos, que incrementa la independencia de los alumnos.

Fotos

Vídeos