Una mujer sin ingresos asegura desconocer cómo pasaron 270.000 euros por su cuenta

Santa P. V. observa a Cesáreo mientras dice declarar «con el corazón en sus manos». /LORENZO CORDERO
Santa P. V. observa a Cesáreo mientras dice declarar «con el corazón en sus manos». / LORENZO CORDERO

Continúa el macrojuicio por blanqueo de capital en la Audiencia Provincial de Cáceres

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

Los miembros del tribunal de la Audiencia Provincial de Cáceres vieron este martes una extraña declaración, la de Cesáreo P. F., acusado de pertenecer a un grupo criminal que blanqueó millones de euros procedentes del tráfico de drogas.

Más información

Con gesto serio llegó a levantar las manos, y enseñando las palmas a los magistrados afirmó «Levanto mis manos con el corazón», para luego asegurar que no eran suyas las cuentas corrientes en las que se movían miles de euros, aunque figuraran a su nombre. «Doy mi palabra de hombre de que nunca he tenido esas cuentas, ese dinero», remarcó ayer en la vista oral.

Sí reconoció que figuraba con otros vecinos del barrio de San Lázaro de Plasencia, en una cuenta corriente del Banco Popular, «pero esa cuenta es la del culto», dijo, refiriéndose a que era la que usaban para pagar los gastos de la nave que adquirieron para realizar las actividades religiosas de la Iglesia Evangélica de Filadelfia. La compraron en el año 2005 con un préstamo de 228.000 euros.

Cesáreo habló bien de El Pastor, Fernando V. V., considerado uno de los dos cabecillas del grupo criminal. «Fernando es de los hombres buenos, buenos, buenos. Doy mi palabra de honor y de hombre».

Su mujer Rocío P. P., de la que consta que tenía una cuenta en los que había ingresos de 133.000 euros, se negó a declarar.

Si lo hizo Santa P. P., que ayer no se explicaba cómo podía figurar que ella tuviera cuentas en las que se movieron 270.000 euros, cuando carecía de ingresos oficiales y su marido trabajaba de chatarrero. La semana pasada un matrimonio aseguró que Santa les había pagado 1.200 euros por poner a nombre de su hija menor una cuenta en la que había cerca de 90.000 euros, con el compromiso de olvidarse del dinero durante cinco años. Santa negó que eso fuera cierto.

Fotos

Vídeos