El mercadillo de Cáceres registra casi un centenar de hurtos de carteras al año

Imagen del mercado semanal de Vegas del Mocho el pasado miércoles, día 29 de noviembre. :: LORENZO CORDERO/
Imagen del mercado semanal de Vegas del Mocho el pasado miércoles, día 29 de noviembre. :: LORENZO CORDERO

Una docena de agentes, entre Policía Nacional y Policía Local, se encargan de la vigilancia todos los miércoles

J. J. González
J. J. GONZÁLEZCáceres

«Me robaron hace un año este mismo monedero que tengo aquí. Después apareció, pero no los 310 euros que había dentro». Es el testimonio de Antonia Fuentes, una cacereña asidua al mercadillo de los miércoles en Vegas de Mocho. En el celebrado el pasado día 29 de noviembre mostraba a HOY el monedero que le robaron el año pasado con cierto pesar por el recuerdo, aunque la experiencia no le impide acudir cada miércoles a su cita con el mercado. Ahora lo hace con más precaución y siempre con el bolso delante y debidamente cerrado.

No es difícil encontrar testimonios como el de Antonia Fuentes cuando se camina por las calles del mercadillo cualquier miércoles del año. Según estimaciones de la Policía Local, a cuyos agentes de servicio en el mercadillo se dirigen las personas que han sido víctimas de un robo, al igual que a los agentes de la Policía Nacional, también destinados allí, casi todos los miércoles se produce un robo y pueden llegar a dos, tres o más. Así, se podría estimar que al cabo del año se aproximan casi al centenar. En determinados de mayor afluencia de clientela, a veces se han llegado a registrar hasta o cuatro o cinco hurtos, según indicaron a HOY agentes de la Policía Local que han prestado servicio en el mercadillo. Sin embargo, en el celebrado el 29 de noviembre no se denunció ningún robo de c artera.

La jefa de la Policía Local, Isabel Mendoza, indica que pueden ser uno o dos hurtos cada miércoles, aunque es difícil determinar con precisión el origen de las carteras que llegan al centro de la Policía Local tras haber sido encontradas abandonadas y vacías en la calle. Pueden haber sido sustraídas en Vegas del Mocho, una gran parte, pero también en otros lugares y escenarios. En lo que va de año han sido entregadas en las instalaciones de la Policía Local 128 monederos, de los que 117 han sido devueltos a sus dueños.

Antonia Fuentes Clienta del mercado «Me robaron el monedero hace un año y después apareció, pero no los 310 euros que había dentro»

Manuel Monje Vendedor de flores «En este mercadillo hay menos robos que en otros porque aquí no hay tanta gente»

A Antonia Fuentes le quitaron el monedero cuando compraba en un puesto de ropa y cree que fue al pagar. «Ni lo noté», afirma y explica que alguien lo encontró después tirado en el suelo y lo entregó a la Policía Local, pero no contenía el dinero que llevaba, 310 euros. «Al menos pude recuperar el DNI y el carné de conducir», dice y aclara que ella no tuvo que anular ninguna tarjeta de crédito porque no utiliza dinero de plástico.

Operarios de Conyser

Entre las personas que suelen encontrar monederos o carteras abandonadas tras haber sido objeto de hurtos, están los operarios del servicio de limpieza de la empresa concesionaria, Conyser. Vicente, capataz, explica que es frecuente encontrarlas: «casi todos los miércoles los operarios encuentran carteras tiradas, sin dinero, pero con la documentación. Los ladrones se llevan el dinero y tiran la cartear y nosotros se las entregamos a la Policía Local. Normalmente son monederos de mujeres y casi todas mayores».

«A mí no me ha pasado nunca y eso que llevo viniendo el mercadillo desde hace 29 años (en sus distintas ubicaciones). Nunca me han robado», afirma Maribel Pérez, quien resalta que ella observa unas mínimas medida de precaución: «yo llevo siempre el bolso colgado delante».

«La semana pasada quitaron dos, yo vi cómo lo denunciaban a los policías», explica otra clienta del mercadillo, de nombre María, quien reconoce que hay que tomar todas las medidas de precaución posible «porque a veces los monederos vuelan».

Hay opiniones que minimizan el problema, como la de Manuel Monje, vendedor del puesto de Flores Becedas. «En este mercadillo roban menos que en otros porque aquí no hay tanta gente», dice y se muestra crítico con la ubicación del mercado, un lugar que, en su opinión, es inapropiado, disperso y alejado: «antiguamente, cuando estaba en el Indio (en Ronda de la Pizarra) yo escuchaba en una mañana a cuatro señoras decir que le habían robado».

En el mercadillo prestan servicio agentes de la Policía Local y de la Policía Nacional. Entre ambos colectivos pueden llegar a la docena. En cada uno de los tres accesos al mercado hay dos agentes locales de uniforme y en el interior de las calles hay otras dos parejas del Grupo Especial de Seguridad, GES, que van de paisano. Son, pues, diez policías locales, aunque a veces son ocho. Además, la Policía Nacional suele tener dos parejas, de uniforme.

Los ladrones son profesionales procedentes de otras localidades, que se desplazan expresamente al mercadillo a robar carteras y su aspecto no levanta ningún tipo de sospecha.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos