El Instituto de Lenguas pierde un 40% de alumnos en Cáceres

Entrada al Instituto de Lenguas Modernas por la Avenida Virgen de la Montaña. :: jorge rey/
Entrada al Instituto de Lenguas Modernas por la Avenida Virgen de la Montaña. :: jorge rey

La dirección del centro de idiomas atribuye a la demografía y a la competencia un bajón que se da también en sus otras sedes regionales

CRISTINA NÚÑEZ CÁCERES.

Cinco años y medio después de su apertura, el Instituto de Lenguas Modernas (ILM) experimenta uno de los momentos más comprometidos de su aún corta trayectoria. El descenso de sus matrículas es cuantificado por el propio director del ILM en Cáceres, Ramón López Ortega, en «un 40% de los alumnos que vienen al centro y un 30% teniendo en cuenta los cursos en otras instituciones».

El centro, dependiente de la Fundación Universidad-Sociedad, de la Universidad de Extremadura (UEx), inició su andadura con una gran aceptación por parte de las personas interesadas en aprender idiomas, principalmente el Inglés, y obtener así una certificación. En el curso que ha arrancado, sin embargo, hay matriculados, según López Ortega, «unos 530», contabilizando todos, los que acuden a la sede de la avenida Virgen de la Montaña de la capital cacereña y los que reciben formación a través de los convenios con entidades como la Escuela Politécnica o el Sexpe. El año pasado, sin embargo, el ILM alcanzaba los 825 alumnos. Esta cifra también era inferior a la de 2015, cuando se superó el millar solo en la sede de Cáceres. El coste del curso es de cerca de 350 euros anuales.

La situación se repite a nivel regional (hay sedes en Badajoz, Mérida y Plasencia). Desde el departamento de comunicación de la UEx se cifra la cantidad total de alumnos en 1.200 y tildan la reducción de «previsible». Sostienene que hay una gran cantidad de alumnos que ya han obtenido las certificaciones, fundamentalmente el B-1 de Inglés, y que, una vez conseguido, se deja de estudiar.

Otro de los argumentos que justificaría esta bajada, según López Ortega, es la expansión de la Escuela de Idiomas. Señala también que la demografía, con cada vez menos jóvenes, va en contra de las matriculaciones.

Pese a todo, él defiende la calidad de la enseñanza que se ofrece. «Este curso va a ser un éxito porque tenemos grupos más pequeños, aquí se trabaja de una forma muy seria, se da clase desde el primer día, no se pierde ni una clase». Actualmente hay grupos de Inglés, Francés, Portugués, Ruso y Francés. Enseñanzas como la del Árabe, Italiano o Chino, sin embargo, no han tenido demanda este año.

Desde la Fundación Universidad-Empresa también se defiende el trabajo del Instituto de Lenguas Modernas. Su director, Javier Díaz Valea, atribuye la bajada de matrículas al resto de la oferta existente (incluidas las academias privadas) y a la preparación que llevan los alumnos desde las enseñanzas medias.

Acreditación

Sin embargo, uno de los problemas a los que se enfrenta el Instituto de Lenguas Modernas es la falta de acreditación, lo que hace que el título solo esté reconocido por la Universidad de Extremadura.

Según ha sabido este diario ya no se cuenta con la acreditación de la Acles, la Asociación de Centros de Lenguas en la Enseñanza Superior. Certacles es un certificado que reconoce el nivel adquirido en unas 300 universidades europeas y que sirve, sobre todo, para permitir la movilidad en todos los campus universitarios europeos. En el pasado, sí se ha tenido acceso a esa homologación.

Sobre este aspecto, Ramón López Ortega indica que se tiene previsto solicitar de nuevo contar con esta acreditación para este curso.

Por otra parte, una ventaja que se ha ofertado este año académico consiste en que los estudiantes del ILM pueden contar con el carné de la UEx. Algunos alumnos se han quejado a este diario de que no han podido utilizar algunos recursos universitarios anunciados, como los deportivos, en las mismas condiciones que el resto del alumnado de la Universidad extremeña.

Más

Fotos

Vídeos