Inician la retirada de acacias de Virgen de Guadalupe ante la próxima reforma

Momento en el que dos operarios de Parques y Jardines retiran un árbol de su alcorque / Jorge Rey

Trasladan una veintena de árboles desde la avenida al Parque del Príncipe para aprovechar la climatología favorable a los trasplantes

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

La avenida Virgen de Guadalupe sorprende al viandante con una imagen llamativa. Muchos de los alcorques situados en la mediana de la vía, en el tramo comprendido entre el cruce de San Pedro de Alcántara y el de Gil Cordero, están vacíos. El Servicio de Parques y Jardines ha iniciado el traslado de las acacias de pequeño tamaño hasta el Parque del Príncipe, donde serán trasplantadas.

Esta operación está motivada por la próxima reforma que el Ayuntamiento llevará a cabo en esta avenida. Aunque todavía no hay fecha para el inicio de las obras, se ha decidido comenzar a trasladar los árboles con previsión para aprovechar que, en este momento, la climatología es favorable a los trasplantes y evitar capítulos como el del famoso cedro de la Plaza de Hernán Cortés, que fue trasladado hasta el Parque del Príncipe el 20 de julio de 2015, en pleno verano y a toda prisa. Como se recordará, el cambio de ubicación estuvo motivado por las obras del parking de Primo de Rivera y el árbol murió poco después.

Noticias relacionadas

Según los datos facilitados por el Consistorio, hasta ahora se han trasladado 22 árboles de un total de 35 que son trasplantables por su pequeño tamaño. La mayoría son acacias piramidales. Cinco de ellas se han colocado ya en la misma avenida. Y el resto se encuentra en el Parque del Príncipe para replantarse cuando corresponda. El Ayuntamiento ha indicado que la intención es que estos árboles vuelvan a la avenida Virgen de Guadalupe cuando acaben la obras de reforma. Y, de momento, no ha aclarado qué pasará con esas otras acacias de mayor tamaño que también estarán afectadas por el proyecto de remodelación.

El traslado sólo afecta a los árboles más jóvenes
El traslado sólo afecta a los árboles más jóvenes / Jorge Rey

Como se recordará, la reforma prevista para Virgen de Guadalupe aparece contemplada en el Plan de Infraestructura para la Movilidad Sostenible, Pimus, que fue aprobado en la anterior corporación. En este plan se propone ampliar la mediana central, las aceras de ambos lados y la calzada, de manera que esta última tenga capacidad real para dos carriles de circulación en ambos sentidos. Se prevé doble carril con 6,5 metros de ancho y los acerados pasarán de 1,2 a 4,5 metros mientras la mediana, ahora de 50 centímetros, pasará a tener 2,80 metros.

La clave está en que para poder ganar este espacio plasmado sobre el papel, el Pimus contempla mantener sólo los árboles que hay situados en el centro de la mediana, es decir las palmeras. Pero no las acacias situadas en las dos hileras que transcurren de forma paralela a las palmeras. Estos son, precisamente, los árboles que ahora se están trasplantando, aunque sólo en parte porque el número de acacias plantadas en la mediana asciende hasta 80. Casi la mitad son plantones o árboles pequeños que han ido sustituyendo a ejemplares envejecidos o enfermos.

Desde el Ayuntamiento se indica que el proyecto de la obra todavía no está listo –se encuentra en fase de redacción– y que, por tanto, todavía no se sabe cuál será el resultado final de la intervención. Pero hasta ahora lo previsto era aplicar los contemplado en el Pimus. En mayo de 2017 el concejal de Obras, Victor Bazo, confirmó a este diario que la remodelación sería fiel al Plan de Infraestructura para la Movilidad Sostenible. La reforma tiene un presupuesto de 600.000 euros. Al margen de esta intervención, en estos momentos la avenida está siendo sometida a obras para renovar la red de saneamiento. Están promovidas por Canal de Isabel II y su coste asciende a 160.000 euros.

Cáceres Verde

Al conocer los planes de reforma en Virgen de Guadalupe, el colectivo ciudadano Cáceres Verde dio la voz de alarma al temerse que habrá una nueva tala de árboles, al igual que ocurrió en Primo de Rivera con la construcción del parking y en San Pedro de Alcántara con la reforma de esta vía. Por eso, decidieron proponer a la alcaldesa proyectos alternativos que no incluyeran la desaparición de las acacias situadas en la mediana central, tal y como recoge el Pimus.

Las acacias están estrechamente unidas a la historia de la avenida Virgen de Guadalupe, ya que desde mediados del pasado siglo ha sido el árbol emblema de la calle. Tanto es así que la avenida también es conocida popularmente como Paseo de las Acacias por diferentes generaciones de cacereños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos