El IMAS comunica a la Fiscalía la situación de la pareja que vive en la calle

La pareja lleva aquí algo más de un año. :: lorenzo cordero/
La pareja lleva aquí algo más de un año. :: lorenzo cordero

Asuntos Sociales señala que han rechazado un piso y que ayudó a Marta, cuya familia asegura que no le hace caso

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

El Instituto Municipal de Asuntos Sociales (IMAS) ha indicado al Diario HOY que se ha preocupado por Marta y Fernando, la pareja que lleva más de un año viviendo a la intemperie en la variante de la ciudad, frente a la superficie comercial Aki.

Los dos, él de 80 años y ella de 52, llevan conviviendo diez años como pareja. Con la paga de 600 euros que tiene él de pensión estuvieron de alquiler en un piso de la calle Albacete, hasta que le deshauciaron tras tener problemas con la propietaria.

El Ayuntamiento señala que entonces Fernando comenzó a vivir (hace algo más de un año) a la intemperie, y que ella pidió ayuda al Ayutamiento. Durante un tiempo le pagó el alojamiento y la comida en el Albergue Municipal, pasando después a estar en el centro de acogida Vida, de Cáritas.

Marta no permaneció mucho tiempo allí, y se fue a vivir con Fernando a la variante, un lugar en el que antes estuvieron otros chabolistas.

Asuntos Sociales siguió trabajando con la pareja. Asistentes sociales buscaron pisos de alquier asequible, como era el deseo de Fernando. «Él al principio decía que sí», explica una de las trabajadoras que intentó ayudarle. «Llegamos a ver con él siete pisos, pero cuando estaba a punto de firmar se echaba para atrás, decía que no le gustaba la entrada o que era un segundo piso y no le gustaba. Aseguró que no podía pagar el mes de fianza y le dijimos que ese mes se lo prestaba el Ayuntamiento; pero nada, al final no firmaba nada. Él quiere seguir viviendo así», concluyen.

Familiares de Marta, por su parte, señalan que ella no les hace caso, porque sólo se lo hace a Fernando. Ella, que no tiene paga alguna, padece una enfermedad mental, lo que le supone un 52% de discapacidad . «Lo peor», afirma el familiar, «es que no sigue un tratamiento por su enfermedad, y con un tratamiento podía mejorar».

Ante esta situación, el Ayuntamiento ha decidido comunicarlo a la Fiscalía, porque las administraciones sólo pueden actuar si se les incapacita. Así podrían obligarles a dejar de vivir a la intemperie.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos