Fomento no autoriza que los tubos del trasvase de Portaje vayan por los puentes de la autovía

Cuatro tubos junto al río Almonte a la espera de cruzar el río. Llevan allí desde 2010. :: hoy/
Cuatro tubos junto al río Almonte a la espera de cruzar el río. Llevan allí desde 2010. :: hoy

El Ministerio aclara que no ha emitido un informe desfavorable sino que la Confederación del Tajo dejó pasar el plazo que se le dio para subsanar defectos

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

El Ministerio de Fomento no autoriza que las tuberías que deben traer el agua desde Portaje hasta Cáceres vayan unidas a las estructuras de los viaductos de la autovía. El departamento que preside Íñigo de la Serna no es que haya dicho que no de forma expresa. No hay informe desfavorable, puntualiza. Lo que ha sucedido es que la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), que planteó esa solución para retomar el proyecto de mejora de abastecimiento, ha dejado caducar el expediente al no haber resuelto las deficiencias que se advirtieron en el plazo que Fomento le concedió. «El plazo finalizó sin que se hubiesen subsanado los defectos. Por tanto, se procedió a la desestimación por desistimiento del solicitante», confirma a HOY el Ministerio de Fomento a través de su gabinete de comunicación. El trasvase sigue parado. El próximo mes de junio se cumplirán cinco años.

Más información

El presidente de la Confederación, Juan Carlos de Cea, acudió a Cáceres el pasado mes de enero y fue consultado por ese informe de Fomento que estaba pendiente. Se limitó a decir que aún estaba en estudio pero no quiso revelar su contenido. «Estamos estudiando alternativas. No es una solución fácil el paso de los ríos Tajo y Almonte», se limitó a decir. Fue una forma de asumir que tampoco la solución estaba en esa última posibilidad planteada, la de adosar los tubos por los que circula el agua a los viaductos de la A-66. Esa fue la petición que hizo la CHT a Fomento y todo quedaba a expensas de que por fin resultase viable. De hecho, el asunto se trató en una entrevista que mantuvieron en marzo de 2017 en Madrid la alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado, y la secretaria de Estado de Medio Ambiente, María García Rodríguez. La prioridad, se dijo entonces, es garantizar la viabilidad técnica. La obra arrancó en 2007 pero no se vislumbra la forma de finalizarla.

A consultas de HOY, el Ministerio de Fomento detalla que la última solicitud de la CHT para utilizar medios ajenos que permitan terminar la actuación ya es la tercera que se produce. El organismo de cuenca solicitó en 2006 «llevar el trasvase por el dominio público de la N-630 y aprovechar los puentes sobre el Tajo y el Almonte».

El Ministerio de Fomento ya denegó dos peticiones en 2006 y 2009 para usar los puentes de la N-630

Los técnicos analizaron la documentación presentada y se emitió un informe desfavorable. Los motivos tenían que ver, en ese momento, con «afecciones a la carretera y porque son puentes antiguos y no quedaba garantizada la seguridad», resume Fomento.

Hubo una segunda petición en 2009. «También fue denegada debido a que no subsanaban los defectos detectados en la solicitud de 2006», corrobora.

2,9 millones

era el coste de las estructuras que se utilizarían para salvar los ríos. Como no se consideraba viable, la CHT optó por pedir a Fomento que le dejase grapar las tuberías a los viaductos de la A-66. Tampoco podrá ser.

Finalmente, en marzo pasado se registró esa tercera petición. Esta vez «para emplear los viaductos sobre el Tajo y el Almonte». Sin embargo, fue una solicitud incompleta. Por ejemplo, faltaban detalles relativos a un análisis de los esfuerzos en las estructuras «conforme a la instrucción de Acciones de Puentes IAP-11», incide el Ministerio de Fomento. No era por tanto un estudio detallado, pese a lo cual no hubo una nueva negativa sino que en junio pasado se dictó una resolución «para subsanar este defecto de la solicitud». Ese plazo concluyó «sin que se hubiesen subsanado los defectos», confirma Fomento. Y matiza: lo que hay no es una negativa sino un desistimiento del solicitante. Es decir, «no se ha emitido informe desfavorable sino que no han completado la solicitud, y en consecuencia, se entiende que desisten».

Con los datos recibidos, Fomento no ha querido dar un OK que la CHT y el Ministerio de Medio Ambiente llevan años esperando.

Tampoco la opción de montar unas estructuras propias ha sido viable. La que debía superar el Tajo contaba con unas torres de 41,8 metros de altura. La tubería colgaría del cable superior mediante 21 péndolas. El coste, 1,7 millones. El puente sobre el Almonte se basaba en torres de 34,10 metros. El importe se elevaba a 1,2 millones. En total, 2.977.270,27 euros. Pero los ensayos de laboratorio no fueron los esperados. Junto al Almonte, cuatro tubos gigantes llevan 8 años ya esperando a poder salvar el río.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos