La familia de un bebé que sufrió daños al nacer en Cáceres será indemnizada con 200.000 euros

El niño sufrió una lesión por una mala praxis durante el parto. :: HOY/
El niño sufrió una lesión por una mala praxis durante el parto. :: HOY

El SES es condenado por una negligencia en el parto que provocó al niño parálisis braquial obstétrica, falta de movilidad en un brazo

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

La familia de un bebé nacido en el hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres el 15 de diciembre de 2014 recibirá una indemnización de unos 200.000 euros por los daños sufridos durante el parto, que le causaron parálisis braquial obstétrica, lo que implica la pérdida del movimiento de uno de los miembros superiores, en este caso del izquierdo.

El juzgado de lo contencioso administrativo número 1 de Mérida falló contra el SES y a favor de J.V.D y M.R.G.P, residentes de una localidad cercana a la capital cacereña y padres del bebé que sufrió esa lesión en el momento del parto. Éste recibió un fuerte tirón para ser extraído, al presentarse el niño con vueltas del cordón umbilical en el cuello. Según el progenitor del niño y los informes médicos «el embarazo transcurrió con total normalidad».

El segundo hijo de esta pareja, que nació en la semana 39, fue atendido por una joven matrona residente a la que supervisaba otra matrona titular. «Yo vi un tirón desmesurado, pero en ese momento solo me dijeron que tenía un bracito un poco fláccido y que había que observarle». La hija mayor de la pareja nació con una contractura en el cuello y en dos meses de rehabilitación estaba perfectamente. «Lo primero que pensé fue en eso, que tendría el brazo dormido por la posición, pero al día siguiente subió el jefe de rehabilitación a decirle a mi mujer lo que pasaba». Acerca del papel de la joven matrona, este padre entiende que ella «lo hizo bien, pero debió ponerse nerviosa al ver las vueltas de cordón».

Los padres del niño, que ahora tiene tres años y medio y ya está escolarizado, luchan por mejorar la autonomía del niño, que diariamente acude a fisioterapia para poder adquirir movimiento. «Actualmente solo puede levantar 90 grados el brazo», explica su padre, que cuenta que desde el primer momento el niño acude diariamente a fisioterapia en Cáceres, una vez a la semana en Mérida y también a piscina. En su corta vida ya ha sido intervenido quirúrgicamente dos veces y está siendo tratado en el hospital Universitario de la Paz, en Madrid.

«Ahora es cuando más puede evolucionar, cuando termine el crecimiento le quedarán las secuelas que sean». A pesar de que la sanidad pública cuenta con servicio de rehabilitación, la larga lista de espera y el hecho de que sea considerado ya un paciente crónico hace que muchas terapias hayan tenido que ser costeadas por esta familia en la sanidad privada. Ahora, consideran que la indemnización del SES les servirá para poder asumir todos los tratamientos y desplazamientos a Madrid.

«La matrona debió ponerse nerviosa al ver las vueltas al cordón», asegura el padre del bebé

Según la letrada de la familia, Olga Mozo Gómez, de Díez y Asociados, cuando este caso se inicia en vía administrativa la inspección médica abrió una investigación. La sentencia apunta ahora una «mala praxis médica». «No se hizo constar en el partograma cómo solucionó la matrona la vuelta de cordón, se desconocen cuántas vueltas del mismo tenía el bebé, se desconoce si estas fueron cortadas, si se provocaron nudos, si hubo o no sufrimiento fetal».

La sentencia judicial también indica que se ha de concluir que la lesión surge «debido a una maniobra inadecuada de tracción del plexo braquial del bebé que origina la lesión referida».

Esta sentencia no es firme y aún puede ser recurrida.

Los padres del niño forman parte de la asociación de ayuda y orientación a la parálisis braquial obstétricas, cuya causa trata de evitar que se produzca este daño y para mejorar la vida de los afectados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos