La explotación de la mina necesita cambios del plan de urbanismo

Salvemos la Montaña. Integrantes de la plataforma ciudadana, que se presentó ayer. :: l. cordero
Salvemos la Montaña. Integrantes de la plataforma ciudadana, que se presentó ayer. :: l. cordero

El PGM fija una distancia mínima al núcleo urbano de dos kilómetros y tres a otra actividad extractiva: Residencial Universidad está a 1,6 y Olleta a 1,2

MANUEL M. NÚÑEZ CÁCERES.

Cuestión de distancia. Tecnología Extremeña del Litio intensifica sus trabajos en la falda de la Montaña con vistas a la futura explotación de la mina. Son por ahora prospecciones, pero los resultados que arrojan son excelentes, según las estimaciones de uno de sus socios, la empresa australiana, Plymouth Minerals. Otras ventajas son las comunicaciones, las canalizaciones de gas, la cercanía a los mercados europeos, la mano de obra y, apunta, la buena disposición de las administraciones. Sus planes pasan por pedir licencia de explotación en octubre. Antes de que sea efectiva habría que modificar el actual plan de urbanismo. El Plan General Municipal (PGM) marca una distancia mínima de dos kilómetros al núcleo urbano y tres a otra actividad extractiva. Así figura en el artículo 3.4.33 sobre Protección respecto a actividades extractivas.

Más información

Fuentes municipales confirman que si esas distancias no se cumplen sería necesaria una modificación del plan para dar viabilidad a la operativa. Según un estudio técnico, la explotación estaría a 1,2 kilómetros de la zona del centro penitenciario y 1,6 de Residencial Universidad. Además, hay otro elemento relativo a las distancias mínimas. La presencia a solo 1,2 kilómetros de Valdeflores de otra actividad extractiva, la cantera de Olleta.

En relación a la mina de litio, ayer se presentó la Plataforma ciudadana contraria al proyecto. «Nos sentimos amenazados como vecinos. Me aterra tener eso al lado. Y si pensamos en Aznalcóllar mucho más», avanzó el presidente de Residencial Universidad, Luis Fernando Figueroa. Su propuesta es consultar a los propios residentes la postura final que se adopta sobre este asunto.

La Plataforma Salvemos la Montaña surge como «movimiento cívico» de respuesta al proyecto de explotación de una mina a cielo abierto en la falda de la Montaña. Reúne a colectivos de todo tipo entre los que figuran asociaciones conservacionistas, vecinales, propietarios...

Se preparan movilizaciones y campañas de concienciación a la ciudadanía. Entienden que incluso se ve amenazada la salud de los cacereños. Así lo advierte su portavoz, Eduardo Mostazo. También repara en ese incumplimiento de las distancias mínimas de la normativa. Más allá del propio PGM, destaca que el casco histórico estaría a menos de tres kilómetros de la explotación, la planta potabilizadora «a menos de un kilómetro» y el hospital a poco más de dos.

La Plataforma suma ya un millar de seguidores en Facebook y ha conseguido en unas horas cerca de 600 firmas en Internet en contra del proyecto de la mina de litio. «Denunciamos la catástrofe ambiental y los daños para la salud que supondría la explotación de litio en la mina de Valdeflores, por contaminación del aire, los suelos y el agua». La petición será entregada a la Consejería de Infraestructuras y al Ayuntamiento. «Desde que empezaron las prospecciones mineras se vienen produciendo barrenados, vibraciones y ruidos 24 horas al día, movimientos de maquinaria que rompen caminos públicos que habían sido arreglados, se ha arrancado vegetación, se ha agredido a la fauna...», se denuncia en un manifiesto.

Eduardo Mostazo confirma que se ha solicitado el expediente completo a la Junta de Extremadura pero no se les ha facilitado. También apunta que con la ampliación del permiso de autorización a nuevas cuadriculas, las afecciones llegan al campus, a las inmediaciones del Centro de Cirugía de Mínima Invasión y otras áreas.

«Esperamos que nos digan que no vamos a tener una mina», adelanta Antonio Luis Díaz, de Adenex. Según él, con ese proyecto «la Montaña se destruirá en gran parte». La alcaldesa, Elena Nevado, recuerda que la competencia en materia de minas es de la Junta de Extremadura y envía un mensaje de tranquilidad: «La ley exige actualmente un plan de reposición de la zona», y así se recordará a la empresa.

Fotos

Vídeos