«Me enamoré del saxofón de niño, me gustó todo, el color, el sonido»

Luis Verde presenta el sábado su disco 'Vientos Cruzados'. :: cedida

Con una destacada trayectoria en el mundo del jazz, el músico cacereño Luis Verde presenta su tercer disco mañana en el Gran Teatro

Viernes, 9 febrero 2018, 08:00

Luis Verde (Cáceres, 1983) empezó tocando el piano, pero en una jornada de puertas abiertas del Conservatorio, siendo muy pequeño, se quedó prendado del sonido del saxofón, al que vive entregado en cuerpo y alma y que le ha dado muchas alegrías. La última se llama 'Vientos Cruzados' y es su tercer disco, fruto de su curiosidad y ganas de experimentar. Es vital el contacto con los músicos que le acompañan, Moisés Sánchez al piano, Mark Schilders a la batería, y Reinier Elizarde al contrabajo, un grupo multicultural pero que habla el mismo idioma.

Verde, licenciado en la especialidad de Saxo jazz en el Conservatorio Superior de Música del País Vasco, mezcla su papel de solista y compositor y es director musical en la Resistencia Jazz Ensemble. También es profesor en el Grado Superior de Jazz de EMC (Escuela de Música Creativa) y preside la nueva asociación de jazz y música improvisada de Madrid, Infinita. A la vanguardia del jazz en nuestro país, es uno de esos músicos que conviene no perderse. El sábado a las 21 presenta su último trabajo en el Gran Teatro.

-¿Cómo se siente tras sacar este nuevo disco?

-Es el tercer disco como líder de proyecto y estoy súper contento. Es la primera vez en la vida que realmente estoy contento con el resultado, porque siempre hay pequeños flecos que no puedes controlar y que te da la propia experiencia. Todo ha estado mucho más relajado y mucho más controlado. La banda que me acompaña es genial.

-¿Cómo se consigue esa fusión con los músicos?

-Lo importante es hacer los proyectos con personas que realmente quieran estar en ellos, que sabes que musicalmente llevas un camino paralelo y que van a aportar alegría a la música y su propia personalidad sin concensiones. Es algo complejo, se necesita confianza, pero como en cualquier relación humana.

-El dossier de su último disco habla de «una constante batida de nuevos horizontes, una inconformidad perpetua y necesaria que empuja hacia la contemporaneidad. ¿Complejo, no?

-Bueno, es difícil explicar el por qué de tu música. Creo que es bueno que cada uno sienta lo que quiera. Esta es una propuesta igual un poco más arriesgada de lo normal, buscando otro tipo de cosas. De lo que habla ese párrafo es de que soy un músico muy curioso que no me puedo estar quieto y necesito siempre proponer una música que va más allá de lo comercial, me gusta experimentar nuevas sensaciones. Muchas veces se nos acostumbra a escuchar música con la misma fórmula, canciones que tienen exactamente la misma estructura y los mismos acordes.

-¿Cuando se enamoró del saxo?

-Cuando era pequeño yo tocaba el piano, pero hubo una jornada de puertas abiertas donde podíamos ver todo y me gustó mucho el color, el sonido. Sobre todo porque el profesor hizo muchos ejemplos y me pareció muy versátil, que se adaptaba a muy diferentes estilos.

-¿A lo largo de todos estos años no ha dudado nunca de este instrumento o coqueteado con otros?

-Paco de Lucía decía que la guitarra era una cabrona. Todos los instrumentos cuando te dedicas profesionalmente a ellos son complicados, siempre tienes momentos en los que dices «no puedo más, es muy complejo, me quita mucho esfuerzo». Pero también te das cuenta de que si lo cuidas, todo te viene de vuelta. Cambiar de instrumento es difícil. Conozco a muy pocos músicos capaces de ser buenos en varios instrumentos.

-¿Cómo va a ser el concierto de Cáceres?

-La gente tiene la idea de que los conciertos de jazz son muy serios, o que tienes que ir con una predisposición especial para escucharlos. Pero la música es tan potente, todas las músicas, que cuando lo haces con cariño, el público lo nota perfectamente. Va a haber mucha improvisación, vamos un poquito a la música electrónica, va a haber colores y creo que va a ser un concierto súper bonito. Me hace mucha ilusión empezar por mi ciudad después de las dos noches de presentación en Madrid. Me gusta mucho arrancar así.

Secciones
Servicios