Las empresas instan a la Junta a que fomente las revisiones de ascensores

El ascensor siniestrado en el Edificio El Descubrimientoseguía ayer todavía fuera de uso. :: lorenzo c.

Echan en falta campañas para que las comunidades de vecinos cumplan con la norma de inspeccionar el elevador cada cuatro años

P. CALVO CÁCERES.

«La alarma social no está justificada, pero sí hay un agujero negro en este ámbito». Son palabras del secretario general de Asocaex, la asociación que se ocupa, entre otras maquinarias, del control de calidad de los ascensores extremeños, integrada por nueve empresas. José María López Yáñez subraya que la Junta de Extremadura «no cuenta con un registro informático» de los ascensores existentes (un parque aproximado de 15.000 elevadores), lo que lógicamente dificulta mucho su control y seguridad. Es lo que él define como agujero negro.

La normativa actual establece que los elevadores de edificios públicos deben pasar una inspección cada dos años y los de comunidades de propietarios cada cuatro, si residen más de 20 vecinos o tiene cuatro paradas. Si no se alcanza esas cifras, el periodo se alarga hasta los seis años. Si una comunidad de vecinos decide no cumplir con esta normativa, o la ignora, no existe, sin embargo, una labor de inspección por parte de la Junta. «Sería muy difícil abarcar un parque tan amplio con los recursos que tienen», concede López.

Más información

Ello no quiere decir que los ascensores que utilizamos a diario no sean seguros, ya que las empresas instaladoras se ocupan de su mantenimiento periódico, y aquí sí suele haber un cumplimiento generalizado. «El 95% de las comunidades de propietarios tienen un seguro con la empresas de ascensores que se ocupan de su mantenimiento y que por norma general hacen bien su trabajo», indica el secretario de Asocaex. La cuestión es que luego hay que velar en periodos cuatrienales por que el trabajo que desarrollan los mantenedores sean de verdad correctos, y aquí ya se producen más lagunas.

El mantenimiento periódico se suele hacer, pero también hay que realizar inspecciones

Desde Asocaex se echan en falta campañas de información y de promoción del control de los elevadores (y en general del ámbito de la seguridad industrial), al estilo de las iniciativas públicas que se han hecho en el pasado con la eficiencia energética para favorecer el cambio de ventanas y cubiertas, o sin ir más lejos, el conocimiento que todo ciudadano tiene sobre la ITV. «En el caso de los ascensores, no se han hecho esas campañas ni se informa por carta a las comunidades de vecinos cuándo el toca el control de su ascensor», incide López Yáñez.

Su opinión, en cualquier caso, es que «la mayoría de los accidentes que tienen que ver con los ascensores se deben a una mala utilización». Este el caso, según los primeros indicios, del suceso que se produjo en la medianoche del jueves al viernes pasado, en el edificio El Descubrimiento, cuando un joven resultó herido al quedar atrapado por las piernas. El error fue intentar acceder siete amigos al mismo tiempo.

La misma cifra de personas, siete, que el domingo que quedaron atrapadas en otro elevador de Virgen de la Montaña. En este caso, no hubo que lamentar heridos, pero sí fue necesaria la intervención de los bomberos. Más grave, y con más incógnitas, es el accidente que tuvo lugar recientemente en Madrid y costó al vida a dos jóvenes.

No obstante, se considera desde Asocaex que existe por parte de la Junta de Extremadura «una pasividad a la hora de informar y de insistir; el titular del ascensor es el que está obligado a cumplir con la normativa y a contratar su inspección, pero la Administración debería implicarse más para velar por que el sistema funcione». José María López añade que aunque cada elevador tiene su número de registro, que puede verse en la mayoría de los casos en las placas adosadas a las cajas elevadoras, no existe un registro único e informatizado que facilite un seguimiento de cada máquina.

Fotos

Vídeos