Los empresarios de Galarza insisten en que se oculten a la vista los contenedores

Contenedores de la plaza de Galarza, que los empresarios piden que se oculten. :: jorge rey/
Contenedores de la plaza de Galarza, que los empresarios piden que se oculten. :: jorge rey

La asociación presenta su documento de alegaciones al Consistorio y plantea un espacio central para eventos y sacar las motos de la plaza

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

Ocho son las alegaciones que hace el colectivo de empresarios de Galarza al proyecto de remodelación de la céntrica plaza. El Ayuntamiento ya tiene el expediente en contratación y los comerciantes apenas han tardado 48 horas en registrar el documento ante el Consistorio desde que la alcaldesa presentó la reforma. Uno de los aspectos principales en los que se fija la asociación Obispo Galarza-Parras es el que alude a los contenedores. Sostienen que se trata del «principal problema histórico de la plaza» y sigue sin solución con la intervención que ahora se aborda. Consideran insuficiente la idea de rodear los envases por varios cipreses en fila con el objetivo de minimizar el impacto visual. Los empresarios quieren que los contenedores se retiren o en su defecto, como recoge el texto de sus alegaciones, que se empotren en una especie de hornacina que impida tenerlos a la vista.

«La de los contenedores es una cuestión pendiente de resolver desde hace años. No se puede dejar pasar la oportunidad de una inversión de este calibre sin dar una solución contundente», opina Manuel Méndez. Para el presidente de la asociación de empresarios de Galarza, que aglutina a más de una treintena de industriales de la zona, ésta es una alegación que se debe tener en cuenta, ya que además se ha apostado por una actuación «que no es especialmente cara, al menos no tanto como el soterramiento», sugiere. En este sentido, el documento presentado al Consistorio alude a que la propuesta que aparece en el proyecto «con una supuesta cortina vegetal, que no es continúa» no resulta convincente.

Opinan los empresarios que disimular la vista, con esa fórmula, es «cuestión imposible». Por contra, proponen construir una «hornacina para alojamiento de los contenedores, en desnivel». De esta forma, los envases de residuos urbanos quedarían empotrados en una zona próxima al transformador, a la altura de la calle Maestro Ángel Rodríguez. Explica Manuel Méndez que sería una obra muy sencilla, sin apenas coste y con la que los contenedores quedarían ocultos y se podrían seguir utilizando mediante una especie de puerta corrediza anexa.

Otras voces ya han advertido de la necesidad de actuar. La reforma no será completa si no se apuesta por «soterrar los contenedores o quitar el contenedor que hay», advirtió ya el día de la presentación del proyecto Adolfo Maestre, gerente de La Parrilla de Galarza.

En el documento de alegaciones elaborado se pide la creación de «un espacio central para eventos», así como la colocación lateral de macetones que en el medio suponen barreras arquitectónicas para la concentración de personas o la celebración de actividades. También quieren sacar las motos de la plaza, en este caso con «señales de prohibiciones explícitas».

Otras demandas son: instalaciones de tomas eléctricas para alumbrado extraordinario, rediseñar el flujo de viajeros de autobús en la confluencia de San José y la carga y descarga y señalizar en pavimento un paso de peatones a la altura de la entrada y salida del parking. Asimismo, se incorpora la petición de adaptar el paso de peatones actual a la altura de Alzapiernas, una vez se ejecute el proyecto de las escaleras mecánicas. Los empresarios también quieren adecuar en la actual carga y descarga una zona señalizada de 10 metros de largo y tres de ancho «para subida y bajada de viajeros exclusivamente». Aclaran que no cuestionan el proyecto municipal sino que con sus propuestas pretenden mejorarlo. De hecho, son optimistas: «Esperamos que el Ayuntamiento sea receptivo»·.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos