Una docena de subcontratas verán afectados sus negocios por el parón de la mina de litio de Cáceres

Un transportista traslada con su vehículo y el remolque material de la zona. :: l. cordero/
Un transportista traslada con su vehículo y el remolque material de la zona. :: l. cordero

Algunas ya deben asumir el coste de pedidos que habían realizado y el jefe de proyecto les agradece la «diligencia y profesionalidad mostrada»

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

Euforia contenida en un lado y lamentos e indignación en otro. Mientras que la Plataforma Salvemos la Montaña ha conseguido con sus denuncias y escritos (algunos a través de Adenex y muchos de particulares) que se paralice y suspenda toda actividad relacionada con la mina de litio en la Montaña, las empresas y profesionales que han trabajado como subcontratas en este proyecto no vacilan a la hora de expresar su malestar. Varios de ellos arremeten contra la decisión política del Ayuntamiento, que afectará a sus negocios de forma negativa pero que consideran «inexplicable en una ciudad con más de 9.000 parados». Así lo ha expresado este lunes Juan Carlos Vidal, de Ferretería Industrial Cacereña. Otras sociedades extremeñas también se manifestaron en términos muy parecidos. Comercial Cobos, con sede en Las Capellanías, ha visto bloqueado un pedido que ya había sido cursado y cuyo importe supera los 4.000 euros, confirmó su responsable, José Antonio Cobos. En total, son más de una docena de afectados, entre ellos gasolineras, restaurantes, hoteles y profesionales independientes.

Más información

Los nombres de la empresas y autónomos figuran en el correo electrónico que envió el jefe de proyecto, David Valls, a todos ellos para comunicarles la noticia: «Lamentablemente –les informa–, las decisiones políticas que se están tomando desde la Corporación local de Cáceres nos conducen a suspender de inmediato cualquier inversión en el proyecto Valdeflores». Valls, que el pasado miércoles participó en la presentación pública de esta iniciativa que promueve Tecnología Extremeña del Litio (TEL), advierte que la medida adoptada afecta «directamente al desarrollo del proyecto y la relación comercial que hemos mantenido con todas las subcontratas locales». También informa sobre los cambios que vienen, al no poder confirmar, por ahora, ni la inversión ni la creación de empleo anunciadas «si no cambia la actitud» del Ayuntamiento y, aclara, «nos permite investigar, desarrollar y evaluar este depósito único en su clase». A lo ya sabido de la paralización de la actividad se añade el hecho de haberlo comunicado a quienes habían sido sus socios como proveedores de material y servicios en la ciudad. Ellos mismos lo agradecieron, de la misma forma que el ejecutivo de la ciudad alabó, a su vez, «la diligencia de todas las subcontratas y la profesionalidad mostrada». Así lo expresa de forma textual en el correo electrónico enviado a los afectados. En esa lista no están, sin embargo, todos, ya que la operativa del negocio tiene sus peculiaridades.

TEL, integrada por Valoriza Minería y Plymouth Minerals, había contratado para realizar los sondeos a la firma especializada Geonor. Se presenta como una sociedad multidisciplinar dedicada a la Ingeniería y con 17 años de experiencia. Con sede en La Coruña, está integrada por «especialistas en el desarrollo de campañas de investigación minera y geotécnica, así como en la asistencia técnica». Ha contado con seis profesionales en Valdeflores. Su día a día se ha desarrollado durante los últimos meses en la capital cacereña. Comían en el restaurante Temis y dormían en el hotel AHC. El futuro profesional de algunos de ellos no está nada claro después de quedar en suspenso el desarrollo de las investigaciones que desarrollaban.

Las empresas ya se han llevado la mayor parte del material que tenían en la zona. Ahora lamentan que algunos de los pedidos ya ni siquiera puedan cobrarlos. Es el caso de Comercial Cobos, que ve bloqueado el último que se le había solicitado. «Lo que ha ocurrido es una faena. Algo increíble en una ciudad que no tiene actividad económica. Es una vergüenza», aclara José Antonio Cobos. «Nos ‘comemos’ un pedidos de más de 4.000 euros, pero lo que más me preocupa es que una ciudad como Cáceres se permita tratar así a esta gente», añade. Cobos ha suministrado «miles de metros de tubería de PVC» en el último año y medio. «La relación comercial era buena, pero no solo la nuestra sino la de tantas empresas», concluye.

Ferretería Industrial Cacereña ha facturado en ese tiempo alrededor de 7.000 euros a la empresa de la mina. Ha aportado brocas, herramientas, plástico para la balsa de decantación..., indica su portavoz, Juan Carlos Vidal. «El trastorno que hace una medida como ésta en una ciudad con cerca de 10.000 parados es enorme», se queja. Afirma que la medida no le cogido por sorpresa. «Cuando nos vinieron a hacer uno de los últimos pedidos ya nos contaron que iban a tener que parar, que tenían a diario a la Policía y a la Plataforma allí. La empresa ha sufrido robos de material y daños varios. Es muy triste», sugiere.

«Los operarios venían a desayunar, a comer y a veces a cenar. ¿Cómo no nos va a afectar esto negativamente?», se pregunta Virginia Herrera, gerente del Temis. Grúas Eugenio, Transportes Gómez, Julián Gutiérrez, gasolineras, profesionales liberales... La lista de damnificados supera la docena. Ellos representan la otra cara del no a la mina. La Plataforma ha exigido sanciones a la promotora. Ya supera las 15.000 firmas contra el proyecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos