Despedido por conducir ebrio y causar una muerte en un accidente

El accidente ocurrió el 23 de agosto del 2016. :: hoy/
El accidente ocurrió el 23 de agosto del 2016. :: hoy

El TSJ señala que el despido es procedente, ya que usaba el coche de la empresa tras una reunión por la jubilación de un compañero

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

Ocurrió la tarde del 23 de agosto de 2016, en la carretera que comunica Cáceres con Badajoz, en el término municipal de la localidad pacense de La Roca de la Sierra. La furgoneta de una empresa que iba en dirección a Badajoz, invadió el carril contrario y colisionó frontalmente con un turismo que se dirigía a la capital cacereña.

En el turismo viajaban una mujer de 73 años, otra de 67 y era conducido por un hombre de 62. Venían de visitar a un familiar que estaba ingresado en el Hospital Infanta Cristina de Badajoz. Falleció la ocupante de más edad, nacida en la localidad cacereña de Santibáñez el Alto. Los otros dos ocupantes resultaron heridos.

También resultó herido leve el conductor de la furgoneta, que tenía 61 años. Al hacerle la prueba de alcoholemia a este conductor, dio positivo. En una primera valoración arrojó un resultado de 0,74 y en una segunda de 0,69.

El conductor dijo a los agentes que había invadido el carril contrario al haberse reventado la rueda delantera izquierda. Sin embargo, el que circulaba detrás de él aseguró que le había visto dar un giro brusco invadiendo el sentido contrario de la circulación. Estaba usando el coche de la empresa y venía de festejar la jubilación de un compañero.

A los tres meses del accidente, la empresa le despidió, teniendo que dejar la compañía en la que llevaba 20 años trabajando. Tenía un salario de 1.380 euros, incluidas las pagas extras.

El trabajador acudió a un Juzgado de lo Social, que declaró la improcedencia del despido y condenó a la empresa a readmitirle o a indemnizarle con 33.042 euros, teniendo que pagarle los salarios que no había cobrado.

La empresa recurrió la sentencia a la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, que ahora ha estimado el recurso interpuesto por la compañía, ha anulado la sentencia anterior y declara procedente el despido.

La empresa tuvo que hacer frente a indemnizaciones al no cubrirlas el seguro del coche al estar el conductor bebido. Además el vehículo de la empresa había quedado siniestro total.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos