Décimos de Lotería de Navidad como recuerdos turísticos

Clientres compran en una administración, donde los décimos terminados en 13 están agotados. :: l. c./
Clientres compran en una administración, donde los décimos terminados en 13 están agotados. :: l. c.

Los turistas son los principales compradores en estas fechas en las administraciones cacereñas

FRANCIS GONZÁLEZ CÁCERES.

Aún quedan más de cuatro meses para el que puede ser el sorteo más esperado del año, el de la Lotería de Navidad, pero el verano es una temporada cada vez más habitual para la adquisición décimos. En la playa, o como recuerdo de un sitio que se visita durante las vacaciones, empieza a ser de los más normal llevarse alguno todos los años como si fuera un souvenir más. Los turistas son de hecho los principales compradores de lotería durante el verano, según destacan en las administraciones de la ciudad consultadas, aunque la temporada verdaderamente alta de ventas comienza a partir de octubre y se afianza en noviembre hasta los días próximos al sorteo del 22 de diciembre.

«Algunos turistas se vuelven locos a la hora de comprar décimos de lotería», asegura María del Carmen Vázquez, una cacereña que regenta el nuevo estanco de la Plaza Mayor. Su negocio solo lleva dos meses abierto, pero en este breve periodo de tiempo ya ha vendido un número importante de boletos. «Ayer uno se llevó la tira entera (10 décimos del mismo número) y otro me compró 12», explica con entusiasmo. El número que se juega en su estanco es el 95.984.

Igual de buenos son los datos que aporta Emilio Polo, encargado del restaurante Esencia. «El otro día un turista vasco se llevó 15 décimos», destaca. A este restaurante le han traído recientemente la segunda tirada de boletos. En un mes han vendido 60 décimos. No obstante, Polo explica que lo habitual es que los turistas suelan comprar uno o dos décimos, un producto que «se vende muy bien».

La misma tónica sigue Toñi Aldaba, una turista gaditana que viaja hasta Oviedo y ha parado en Cáceres para conocer la ciudad. La andaluza destaca que le gusta comprar lotería en los sitios a los que asiste de vacaciones. El de Cáceres es el segundo que compra, hasta el momento. El primero fue en Mérida. «Si me toca me llevo un buen recuerdo de la ciudad, seguro» bromea.

En la misma situación se encuentra Santiago Andrés, otro visitante vasco que veranea en Alange y ha comprado dos décimos en la administración de la calle San Antón.

Más alejada de las zonas turísticas se encuentra la administración de loterías del centro comercial Carrefour, pero con el mismo perfil de clientes, mucha gente de fuera que estos días de agosto residen en pueblos cercanos a Cáceres. Su encargado es prudente a la hora de hacer balance del volumen de ventas. «Estoy vendiendo, más o menos, como el año pasado», afirma.

El perfil del cliente que compra lotería en verano en esta administración se corresponde con dos tipos de personas. «Al tener el Carrefour al lado, hay mucha gente de los pueblos que viene aquí a hacer la compra y se lleva algún décimo. También es, a menudo, comprador el típico padre de familia que viene de vacaciones y pasa por la ciudad hacia el norte. Suelen llevarse algún número de recuerdo».

Una opinión similar es la de Marian Arroyo, dependienta de la administración ubicada en el centro comercial Ruta de la Plata. «Las ventas en verano, de momento, se mantienen», aunque destaca que el momento «fuerte» en el que los clientes suelen comprar lotería es el más cercano al sorteo. «Ahora mismo la gente se lleva uno o dos décimos. Cuando va llegando diciembre hay clientes que se llevan tiradas enteras», aclara Arroyo.

«La gente es muy fiel a la tradición para elegir números», indica Arroyo. Esta puede ser la causa de que las terminaciones más vendidas en la administración donde ella trabaja sean el 5, el 7 y el 9. «El 5 es, sin duda, el más vendido porque es el que más veces ha tocado», aclara. Por otro lado, el 13, el 15 y el 69 son la terminaciones de dos cifras más solicitada. Ocurre lo mismo en todas las administraciones con las que ha contactado este diario.

Hasta el momento, son los turistas los principales compradores de Lotería de Navidad en la ciudad. Los cacereños «son muy de dejarlo todo para última hora, a partir de noviembre», explica Arroyo, aunque en la administración que regenta Juani Cabrera, en la avenida de España, ya tienen «un buen número» de décimos reservados para diferentes asociaciones locales.

Hay que recordar que en 2010 el Gordo de Navidad tocó en Cáceres con el número 79.250, vendido en la administración La Luz, la número 9 de la capital cacereña situada en la avenida de París.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos