La curia diocesana de Coria-Cáceres se amplía con más laicos y mujeres

La curia diocesana de Coria-Cáceres se amplía con más laicos y mujeres

Entre las novedades se encuentra la creación de las delegaciones para Personas con Discapacidad y de Cuidado de la Creación, además de la disgregación de Infancia y Juventud y la vuelta de la Delegación de Migraciones, antes vinculada a Cáritas

EFE

La Diócesis de Coria-Cáceres ha presentado hoy el nuevo organigrama de su administración, la curia diocesana, que aumenta el número de delegaciones a 25, con nueve laicos entre ellas y cuatro mujeres delegadas, tres seglares y una religiosa.

Entre las novedades se encuentra la creación de las delegaciones para Personas con Discapacidad y de Cuidado de la Creación, además de la disgregación de Infancia y Juventud y la vuelta de la Delegación de Migraciones, antes vinculada a Cáritas.

El obispo de Coria-Cáceres, Francisco Cerro, y el vicario de Evangelización y Pastoral, Jesús Moreno, acompañados de distintos miembros de la curia, han presentado hoy en Cáceres este nuevo organigrama, que da «continuidad y renovación» y es «fruto» de las propuestas del XIV Sínodo diocesano, finalizado el pasado 8 de diciembre.

Alrededor de un tercio de esta curia serán, a partir de ahora, laicos, que ayudan al obispo en la administración de la Diócesis, nueve en las delegaciones más los cargos de ecónomo, secretaría general y secretaría particular del prelado diocesano.

La mayoría de las delegaciones diocesanas se han englobado en cuatro áreas de coordinación: transmisión de la fe; pastoral social y caritativa; apostolado seglar; y culto y espiritualidad.

Entre los nuevos cargos figuran la delegada Medios de Comunicación, la seglar Lorena Jorna; el de Pastoral Rural, Salustiano Silva; el de Migraciones, Ángel Martín; y la delegada vocacional, la religiosa Yolanda Delgado.

Así como la de Patrimonio, la seglar Carmen Fuentes, que acompañará a Florencio García; la de Cuidado de la Creación, Mercedes Expósito; el ecónomo, Ginés Rubio y el delegado para Personas con Discapacidad, el segar José Luis Hernández.

Según ha dicho Cerro, él mismo consultó tras el Sínodo a todos los participantes los nombres de este organigrama, que «reafirma mucho de lo que la Iglesia diocesana estaba haciendo», además de apuntar a la inclusión de más mujeres, «que ya estaban trabajando, pero no como delegadas episcopales», y aumentar la participación del laicado.

De esta manera, se responde a las 232 propuestas aprobadas en las asambleas generales celebradas a finales del pasado año, que, según ha apuntado Moreno, unas treinta hablaban de formación, de «capacitarnos», uno de los «retos» de la Diócesis.

Moreno ha destacado, además, que el Sínodo ha marcado a los 75 años la edad de jubilación de los sacerdotes, es decir, que a esa edad «ponga a disposición del obispo su cargo de responsabilidad», algo que se quiere extender a «todos los que tienen alguna responsabilidad pastoral, no solo los sacerdotes».

Impulsar los movimientos de acción católica, la continuación de la Vicaría de la Zona Norte, la creación de una Vicaría del Clero y Vida Consagrada, cuidar la formación de los agentes de pastoral y del voluntariado, cuidar la transparencia económica e informativa, además de «reforzar» el trabajo que se estaba haciendo hasta ahora son otras de sus propuestas. EFE

1011743

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos