Cuatro firmas hoteleras, interesadas en comprar el Palacio de Abrantes

El Palacio está situado en la Plaza del Duque y tiene su fachada lateral en la calle Sancti Spiritu. :: armando méndez
El Palacio está situado en la Plaza del Duque y tiene su fachada lateral en la calle Sancti Spiritu. :: armando méndez

Las monjas de Cristo Rey tienen a la venta el histórico inmueble de la Plaza del Duque por dos millones de euros

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

La congregación religiosa Hijas de Cristo Rey mantiene en estos momentos negociaciones con cuatro firmas hoteleras que han mostrado su interés por comprar el histórico Palacio de Abrantes, situado en la Plaza del Duque (Cuatro Esquinas), después de que las monjas hayan decidido poner a la venta el inmueble tras dejar de funcionar como residencia universitaria, actividad a la que ha estado dedicado durante los últimos 28 años.

José Antonio López, experto jurídico inmobiliario y asesor de instituciones religiosas, es la persona designada por las monjas para gestionar la venta del palacio. El precio de la construcción, detalla, se sitúa en torno a los dos millones de euros. Las firmas interesas son de implantación nacional, aunque ha preferido no dar nombres. Y la mayoría quiere quedarse con el edificio para convertirlo en un hotel con encanto, denominación que el sector da a los alojamientos situados en inmuebles singulares. No hay que olvidar que el Palacio del Duque de Abrantes es del siglo XVI y conserva elementos arquitectónicos de alto valor, como los escudos heráldicos de las fachadas o su galería porticada.

EL PALACIO, EN DATOS

habitaciones individuales tiene la residencia universitaria Hijas de Cristo Rey
Comenzó a funcionar como alojamiento para estudiantes en septiembre de 1989.
religiosas viven en la actualidad en el interior del edificio con edades comprendidas entre los 70 y los 80 años
Durante el curso universitario 2016/2017 sólo ha habido cinco chicas alojadas en su interior.
años ha funcionado como residencia universitaria después de ser sometido a una profunda rehabilitación
El edificio fue construido en el siglo XVI por Francisco Carvajal. No es el único palacio a la venta en el casco viejo. El Palacio del Águila se vende por 1,8 millones.

Una de las cuatro ofertas, sin embargo, va encaminada a convertir el palacio en un tipo de alojamiento más asequible. Este último proyecto, explica José Antonio López, residiría en transformar la antigua residencia en un 'hostel', una especie de albergue donde las habitaciones suelen ser compartidas. Se trata de una empresa, agrega el experto inmobiliario, que ya tiene alojamientos similares en puntos como Galicia o Burgos.

Las religiosas ya han comenzado con la mudanza y han sacado del edificio mueblesLos inversores quieren convertir el palacio en un hotel con encanto

En cualquier caso, los atractivos de la construcción son idénticos para todos los potenciales compradores. «Estamos hablando de un palacio. Tiene un montón de espacios de época que están muy bien conservados, como los patios. Y la ubicación es extraordinaria. Está a 50 metros de la Plaza Mayor», detalla López, quien gestiona la venta de inmuebles desde su oficina madrileña procedentes de instituciones religiosas por todo el país. Un fenómeno en aumento debido a la falta de vocaciones y a la avanzada edad de las monjas que habitan en estos edificios.

En el caso de la venta del Palacio del Duque de Abrantes ha influido otro factor: el progresivo descenso de estudiantes universitarias alojadas en su interior. La bajada ha llegado hasta tal punto que durante el último curso sólo había cinco jóvenes viviendo en su interior, junto a siete religiosas. Mientras tanto, el número de habitaciones disponible ascendía a 45. El edificio estaba infrautilizado.

La última estudiante alojada en la hasta ahora residencia universitaria hizo sus maletas el pasado lunes. Las religiosas seguirán en su interior hasta que se lleve a cabo la venta del inmueble. Ellas, de hecho, son la encargadas de mostrar el edificio a todos los interesados. Después, serán derivadas a otros centros, dentro de la Diócesis de Coria-Cáceres. Las monjas tienen edades comprendidas entre los 70 y los 80 años y se espera que se dediquen a labores de catequesis y obra social. Las Hijas de Cristo Rey no cuentan con ningún otro centro en la provincia de Cáceres. El más cercano está en Talarrubias (Badajoz) y funciona como colegio de enseñanza concertada.

Lo que ya está en marcha es la mudanza para vaciar de muebles el edificio. Durante las últimas semanas los vecinos de la Plaza del Duque han podido ver cómo varios operarios sacaban del interior del palacio camas, colchones y mesillas y los metían en una furgoneta de grandes dimensiones. La congregación ha comenzado a desocupar el edificio. Sor Margarita, la superiora del Palacio del Duque de Abrantes, avanza que todos estos enseres irán a parar a otros centros de las Hijas de Cristo Rey, con presencia en diferentes puntos del país como Madrid, Galicia, Andalucía, Cantabria, Valencia y Canarias.

La localización de un inmueble, su accesibilidad en vehículo y su estado de conservación son algunos de los factores clave que los expertos inmobiliarios tienen en cuenta a la hora de tasar un edificio de estas características. Cabe recordar que se trata de un palacio levantado en el siglo XVI por Francisco de Carvajal y que cuenta con una doble protección. Primero fue declarado monumento histórico-artístico y posteriormente fue clasificado como edificio singular. Su última gran rehabilitación se llevó a cabo a finales de los años ochenta, cuando la congregación religiosa compró el edificio y lo recuperó por completo. Las obras duraron dos años y las dirigió el arquitecto Ángel González. Comenzó a funcionar como residencia en septiembre de 1989. De estilo gótico-renacentista, el palacio cuenta con escudos de armas de familias vinculadas a Cáceres como los Carvajales, Saavedras y Paredes.

En su interior, cuenta con capilla -donde cada año la cofradía del Cristo Negro celebra la festividad del Lignum Crucis-, una amplio jardín, biblioteca, salones para conferencias, lavandería, ascensor y calefacción, entre otros servicios. En su interior trabajaban dos empleadas: una cocina y la encargada de limpiar el edificio.

Se da la circunstancia de que no es el único palacio a la venta en el casco viejo. También se vende la Casa del Águila, junto a San Mateo, por 1,8 millones, entre otros.

Fotos

Vídeos