El Cristo Negro premia a los organistas de Santa María, a la asociación ARA y a la Diputación

Alonso Corrales muestra el nuevo incienso. :: armando méndez /
Alonso Corrales muestra el nuevo incienso. :: armando méndez

La cofradía entregará sus distinciones el 24 de marzo en la Concatedral, donde descubrirá una placa en recuerdo de José Antonio Fuentes

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

Los muñidores de 2018 ya tienen propietarios. La estatuilla que concede cada año la cofradía del Cristo Negro irá a parar en esta ocasión a los hermanos Francisco y Tomás Sánchez, organistas de la Concatedral de Santa María; a la asociación de radio ayuda ARA; y al departamento de imagen del Patronato de Turismo de la Diputación Provincial de Cáceres.

Los galardones se entregarán, como viene siendo habitual, el sábado previo al Domingo de Ramos, día 24 de marzo, en la Concatedral de Santa María. El acto comenzará a las doce del mediodía. En el transcurso de la celebración la cofradía también descubrirá una placa en la capilla del Cristo Negro para recordar al que fuera deán de la Concatedral, José Antonio Fuentes, fallecido en 2016.

La cofradía entrega desde el año 1998 sus muñidores como gesto de agradecimiento a personas, colectivos e instituciones que colaboran con la hermandad. En esta ocasión, la cofradía ha querido reconocer a los organistas de Santa María «porque siempre se han prestado desinteresadamente a participar en nuestros actos», explica Alonso Corrales Gaitán, el mayordomo de la hermandad del Cristo Negro.

A la asociación ARA se le quiere reconocer la ayuda que prestan en la procesión del Miércoles Santo. «Van abriendo y cerrando nuestra estación penitencial. Es una labor complicada por la cantidad de gente que se concentra para ver la procesión», describe Alonso Corrales Gaitán.

El tercer muñidor será para los integrantes del departamento de imagen del Patronato de Turismo de la Diputación Provincial. «En los últimos diez años vienen realizando nuestro cartel de Semana Santa», apunta el mayordomo.

La estatuilla, obra del artesano Joaquín Cordero, representa a un cofrade de la hermandad, que lleva en una de sus manos el libro de reglas de la cofradía y en la otra la esquila que marca el paso de la procesión. Mide 25 centímetros y está confeccionada en barro.

En años precedentes, el muñidor ha recaído sobre la Policía Local, la Asociación de Periodistas, el cantaor Juan Borrasca y sobre el diario HOY, entre otros galardonados.

Otras novedades

Por otro lado, la cofradía está inmersa en los preparativos de su procesión del Miércoles Santo. Este año la principal novedad no se verá. Se olerá. La cofradía estrenará un incienso personalizado, de color negro, que ha sido confeccionado por unos monjes franciscanos residentes en Jerusalén.

El kilo cuesta 60 euros y la hermandad ha encargado dos kilos, que recibirá por correo. Lo habitual es que durante el desfile se utilicen tres kilos. La cofradía recurrirá al incienso sobrante del año 2017 para completar la cantidad necesaria.

«Los religiosos contactaron con nosotros para saber si queríamos tener un incienso personalizado. Nos han hecho una mezcla especial con ingredientes naturales y da un olor diferente al utilizado por el resto de las cofradías. Huele a penitencia. Es un olor muy espiritual», zanja Corrales Gaitán.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos