«Hay que contarle a la gente la importancia de Maltravieso»

Marcos García Díez ayer en el Museo de Cáceres. :: armando méndez/
Marcos García Díez ayer en el Museo de Cáceres. :: armando méndez

El investigador burgalés Marcos García Díez, uno de los autores del rompedor artículo de Science, ofreció ayer una charla sobre su hallazgo

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

El estudio de los neandertales está de actualidad y Cáceres ha formado parte de una de las noticias científicas del año en relación a esta especie. Marcos García Díez, profesor de la Universidad Isabel I de Burgos es uno de los investigadores del grupo internacional que publicó el pasado mes de febrero un artículo que fue portada en la revista Science y que pulverizaba las dataciones sobre restos en tres cuevas españolas, atribuyendo pinturas rupestres a los neandertales. Ese estudio, en el que se incluye, además de Maltravieso, la cueva cántabra de La Pasiega y la malagueña de Ardales, cifra en 66.700 años una de las manos de la cavidad cacereña, situándola como la más antigua del mundo. García Díez ofreció ayer una conferencia en el Museo de Cáceres acerca de la conclusión más importante de este estudio: los neandertales tenían capacidades artísticas, a pesar de que de manera sistemática se le atribuye esta capacidad a los sapiens.

García Díez explica que el artículo ha tenido una enorme repercusión y ha sido citado ya en 14 publicaciones internacionales. Pero también han tenido que enfrentarse a arte de un grupo de arqueólogos que cuestionan sus métodos. «El método es un método que lleva 45 años funcionando, que lo mismo que los critican lo utilizan para otras cosas». García Díez cree que lo que inquieta es «una ruptura de una idea tradicionalmente considerada, el cambio de paradigma». Pero ese paradigma previo, opina este investigador, estaba vacío. La solidez del estudio de Science lo avala la variedad de cuevas que forma parte de él y las muchas dataciones obtenidas. Más allá de esta resistencia, el artículo de Science ha tenido «un gran impacto, se está usando sin ningún tipo de problema», afirma.

Como asunto paralelo al científico está el de cómo estos hallazgos pueden contribuir a que se amplíe el interés turístico sobre determinados restos. García Díez cree que la divulgación es un reto por parte de la administración y de los propios arqueólogos. El hallazgo de Maltravieso, opina este científico, debería aprovecharse «para contarle a la gente su importancia» y «de forma egoísta» para justificar la labor investigadora. «Esté abierta o cerrada la cueva se puede utilizar el centro de interpretación, darle una dimensión diferente y explicarle a la gente lo que hay dentro y dimensionar su importancia». Para él hay que tener en cuenta los nuevos conceptos de musealización para que sea atractivo. «Si un museo no se utiliza me da igual lo que cuente, en España seguimos con muchas cosas puristas, el concepto de intelectualidad ha cambiado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos