Comienzan las novatadas, alejadas este año de la Plaza Mayor

Estudiantes novatos y veteranos ayer en el Paseo de Cánovas. :: a. m.

El Paseo de Cánovas sustituyó ayer a este enclave a la hora de acoger a los grupos de nuevos alumnos universitarios

FRANCIS GONZÁLEZ CÁCERES.

Septiembre es sinónimo de comienzo del curso para los alumnos escolares y universitarios. Estos últimos empezaron ayer las clases en una jornada marcada por las siempre polémicas novatadas. El año pasado la Policía Local se esforzó en impedir el botellón en la Plaza Mayor y esta medida ha surtido efecto porque ayer no había allí ni rastro de consumo desmesurado de alcohol en la vía pública. Los estudiantes cambiaron la céntrica plaza por el Paseo de Cánovas para reunirse al mediodía, aunque también sin botellón.

Hasta el próximo jueves está previsto que haya grupos de estudiantes universitarios celebrando el comienzo del curso por las calles de la ciudad. Ayer marcaron la jornada los corrillos de novatos y una gran afluencia de público en las discotecas Vora y Versus. Hoy y mañana está previsto que los alumnos veteranos de varias facultades de la ciudad celebren la criticada 'pringue', que consiste en echar por encima desde agua, harina o huevos a los novatos que no cumplan una prueba marcada por el veterano. A esto se le sumarán los juegos que los alumnos más antiguos hayan planeado para que se conozcan los nuevos. Por último, el jueves por la noche tendrá lugar en el Recinto Hípico una fiesta organizada por la discoteca Versus.

Como novedad, este comienzo del curso contará con voluntarios de la Asamblea Educativa de Cáceres con brazaletes morados para evitar los abusos machistas y las humillaciones de veteranos en lugares clave. Blanca Téllez, integrante de esta asamblea, explicó a HOY que los veteranos «suelen tener claro cuando 'no' significa 'no', pero por si acaso están los voluntarios para ayudar y evitar con su presencia los actos que puedan ser denigrantes».

Fotos

Vídeos