Cáceres trabaja en la retirada de un millón de kilos de hojas

Un operario retirando hojas el lunes en el Paseo de Cánovas, que este martes ya estaba despejado./J. REY
Un operario retirando hojas el lunes en el Paseo de Cánovas, que este martes ya estaba despejado. / J. REY

Tras el temporal 'Ana' se retiraron hasta 32 toneladas diarias de las calles cacereñas

J. J. González
J. J. GONZÁLEZCáceres

Puede que ofrezcan una estampa otoñal y hasta poética, pero las hojas caídas son un peligro para los viandantes y causa de atascos en la red de alcantarillado. Para los operarios de Conyser que esta semana están en plena batida especial, el objetivo es librar de estos restos vegetales las calles y aceras de la ciudad. Han llegado a recoger hasta 32 toneladas diarias y cuando termine la campaña de las hojas de este año, a finales del presente mes de diciembre, habrán recogido hasta un millón de kilos.

«Tardaremos varios días en dejar decentes las calles». Así lo afirma Jesús Morán, director de operaciones de la concesionaria del servicio de limpieza, Conyser, sobre el trabajo de retirada de las hojas de árboles que están desarrollado los operarios de su empresa esta semana. La tarea es más intensa estos días y se puede hablar de una batida especial debido a que se han caídas más hojas a causa del viento que sacudió la ciudad durante la tormenta ‘Ana’ desde la tarde del pasado domingo hasta la madrugada del lunes.

Además del riesgo de caídas para los viandantes, la acumulación de estos restos vegetales en los imbornales puede ocasionar atascos en la red de saneamiento, con las consiguientes inundaciones. Al mantener despejado el alcantarillado se evitan obstrucciones, saturaciones y desbordamientos de aguas (las pluviales se mezclan con las fecales cuando llueve mucho).

Hay vecinos que han sufrido de manera más intensa estos problemas de atascos algunos años, en concreto los residenciales del R-66, donde proliferan los árboles de una especie, el plátano de sombra, que desprende gran cantidad de hojas y suciedad, según la queja de los vecinos, que llevan años reclamando la eliminación de este tipo de árboles.

Así, una vez pasado el temporal, Conyser ha desplegado un amplio dispositivo en las calles. Según explicó a HOY Jesús Morán, están trabajando en la batida especial más de 40 personas, en turnos de mañana y tarde. Los operarios realizan su tarea con seis máquinas barredoras o bien con cepillos y sopladores.

Prioridad

«La prioridad es la limpieza de imbornales y de los acerados», afirma el director de operaciones de Conyser, quien prevé que se tarde unos días en despejar de hojas los lugares más afectados, al menos el grueso de los restos vegetales desprendidos por el temporal ‘Ana’. La batida se volcó el lunes en el centro, en Cánovas y Calvo Sotelo, paseos que este martes ya estaban libres de hojas y los operarios se trasladaron a otras zonas, como la Zambomba, Montesol y Nuevo Cáceres.

La campaña de las hojas se desarrolla todos los años y suele comenzar a mediados de octubre, para acabar a finales de diciembre. «Unos años dura un poco más y otros menos, dependiendo de la lluvia y del frío, aunque por lo general suelen ser dos meses», explica Morán, quien resalta que la parte más dura es la que coincide con más frío y lluvia, como esta semana. Cada día se pueden recoger 32 toneladas. En las jornadas menos conflictivas pueden ser ocho. El total de la campaña ronda las 1.000 toneladas, es decir el millón de kilos, según las estimaciones de Conyser. Cabe señalar que las hojas pueden ir mojadas por lluvia y mezcladas con algo de arena, con lo que pesan más.

Datos

Campaña
La campaña de recogida de hojas se desarrolla todos los años entre mediados de octubre y finales de diciembre, pero hay días de batida especial, como ahora, a causa del frío, el viento y la lluvia.
Cantidad
En un día de batida especial se pueden llegar a recoger 32 toneladas. En días menos conflictivos, ocho. En toda la campaña se recogerán hasta un millón de kilos.
Dispositivo especial
Unas 40 operarios se dedican desde el lunes a una batida especial para la retirada de hojas por ser los días más duros a causa de la reciente tormenta 'Ana'. En los días normales de la temporada de recogida, el dispositivo lo forman 18 personas.
Maquinaria
Los operarios utilizan sopladores, cepillos o las 6 máquinas barredoras disponibles.
Zonas más conflictivas
Además del centro de la ciudad, con los paseos de Cánovas y de Calvo Sotelo, las zonas donde más hojas se retiran son: R-66, avenida Virgen de la Montaña, avenida Virgen de Guadalupe, Nuevo Cáceres, Fratres, Llopis Ivorra, avenida de Cervantes, avenida de la Bondad, Montesol y Parque del Príncipe.

Las zonas más conflictivas son los paseos de Cánovas y de Calvo Sotelo, R-6 6, avenida Virgen de la Montaña, avenida Virgen de Guadalupe, Fratres, Nuevo Cáceres, Llopis Ivorra, avenida de Cervantes, avenida de la Bondad, Montesol y Parque del Príncipe.

En Cáceres hay que recoger gran cantidad de hojas porque es una ciudad muy verde. Cuenta con unos 40.000 árboles, de los cuales alrededor de 21.000 están plantados en la vía pública, es decir en las calles, y el resto en parques. Sólo en el centro urbano hay 5.000. En conjunto de la ciudad el plátano de sombra es la especie más abundante, con 3.600 ejemplares.

El R-66 y los plátanos

El plátano es el árbol más conflictivo y desprende gran cantidad de hojas. Los vecinos del R-66 llevan años pidiendo su sustitución por otros. «Los plátanos siguen siendo un problema para nuestro barrio», se queja Victoriano Sánchez, presidente de la asociación vecinal Vía de Plata.

El Ayuntamiento ha reconocido el problema y se plantea la sustitución de los plátanos de forma progresiva. «La alcaldesa no se atreve con los verdes», se lamenta Sánchez al aludir al temor municipal ante las posibles críticas de asociaciones ecologistas si se talan árboles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos