Cáceres se recorre de noche

La Plaza de San Jorge con iluminación nocturna. :: jorge rey
La Plaza de San Jorge con iluminación nocturna. :: jorge rey

Cada vez más turistas demandan conocer los rincones de la ciudad monumental tras la caída del sol

FRANCIS GONZÁLEZ CÁCERES.

Desde un punto de vista diferente, correctamente iluminada y con la tregua que da el calor durante las noches de verano. Así es como se puede visitar Cáceres de forma nocturna, una opción cada vez más demandada por los visitantes que pasean por el centro histórico disfrutando de una tranquilidad en el entorno que no existe por la mañana, cuando hay una mayor circulación de turistas, paseantes y trabajadores.

Las terrazas de los bares ubicados en la Plaza Mayor hacen que se convierta en un lugar concurrido durante la noche. La gente sale a tomarse algo y llena este lugar, pero tras el Arco de la Estrella queda una atmósfera distinta, de más tranquilidad. Los turistas que vienen a Cáceres no quieren perderse el color ocre de los palacios de la ciudad monumental o de la Concatedral de Santa María, ni el blanco inmaculado que luce la iglesia de San Francisco Javier, conocida como la Preciosa Sangre, con la luz artificial en la Plaza de San Jorge.

Una de las personas que conoce bien el crecimiento del turismo nocturno en Cáceres es Marcos Mangut, guía de la ciudad. «Las visitas guiadas por la noche tienen una aceptación muy buena desde hace tiempo. Además, en las nocturnas incorporamos un grupo de juglares y contamos la historia de la ciudad y las leyendas que han surgido en ella, no solo datos históricos y anécdotas. Por lo tanto, es más entretenida y eso hace que se apunten mucha gente con niños pequeños», afirma Mangut.

Siguiendo a este guía se encontraban Fernando Linares y María del Mar Ramos, una pareja de Granada que han visitado Cáceres junto a su hija Sofía por recomendaciones de un familiar. «Nos aconsejaron que viniéramos por la noche al centro porque sabían que nos iba a impresionar, y así ha sido», explica a este diario el padre de familia.

Turista catalana

Menos suerte tuvo Miriam Vizcaíno, una turista catalana que se marchará de Cáceres sin poder conocer la ciudad con sus dos luces: la diurna y la nocturna. «Vengo de noche porque solo voy a pasar unas horas. He llegado tarde y no he podido verla de día, pero no me preocupa porque me encanta conocer las ciudades por la noche y Cáceres luce fantástica», expresa encantada con el entorno del casco antiguo.

La ciudad estrenó el pasado mes de diciembre una nueva iluminación artística en 45 edificios del centro histórico. Entonces, se cambió la luz de las 254 farolas que alumbran las plazas y callejuelas del casco viejo y se intervino en la iluminación artística. En total se instalaron 780 proyectores leds y 15 tiras de la misma tecnología. Esta nueva iluminación sustituyó a la instalada en 1986, año en el que la ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad y que fue reconocida con un premio europeo en 1992.

Durante la inauguración de este nuevo alumbrado, la alcaldesa Elena Nevado, en el mirador de San Marquino, quiso destacar que se trataba de una nueva oportunidad para el turismo nocturno. Una oportunidad que hasta el momento da resultado llenando de gente las calles del casco antiguo durante la noche.

Fotos

Vídeos