Cáceres incorpora más equipos para la limpieza de alcantarillas

1/
1

Canal de Isabel II retira cada año unas 50 toneladas de toallitas y otros residuos que pueden obstruir la red de alcantarillado de la ciudad

REDACCIÓN CÁCERES.

Cáceres ha incorporado dos nuevos equipos para limpiar el alcantarillado de la ciudad: un furgón de inspección de saneamiento que incorpora un robot con cámara, y un camión cisterna para limpieza y absorción de la red. El equipamiento ha sido adquirido por Canal de Isabel II, empresa concesionario del servicio de agua, y fue presentado ayer con una demostración práctica, aunque se está utilizando desde hace tres meses.

La inversión se aproxima a los 397.000 euros.

La ciudad cuenta con una red de alcantarillado de 350 kilómetros, y estos dos nuevos vehículos, según informa Europa Press, ya han limpiado unos 140.

La concejala de Infraestructuras y Medio Ambiente, Montaña Jiménez, aseguraba ayer en la calle Londres que los nuevos recursos materiales permitirán «garantizar el correcto funcionamiento del alcantarillado de la ciudad», de la que cada año se retiran 50 toneladas de toallitas y otro tipo de residuos que pueden provocar atascos.

Por su parte, el delegado de Canal de Isabel II en Cáceres, José Luis Castaño, ha explicado que con el robot se podrá inspeccionar el interior de las conducciones y «eso es muy importante para hacer los proyectos de renovación», porque así se sabe con antelación si es preciso reponer un tubo de forma urgente y conocer la situación de forma «muy precisa» a través de un sistema de geolocalización.

El segundo camión sirve para limpiar las alcantarillas y así evitar atascos, además de mantener la conducción hidráulica correcta. Castaño subrayó la importancia del mantenimiento preventivo.

«Es una maquinaria de altísimas prestaciones y probablemente en ninguna ciudad de la región haya un camión tan importante como éste», indicó ayer en alusión al vehículo que incorpora la cámara. Las grabaciones quedan registradas en la cartografía y se puede hacer un seguimiento histórico de la situación, además de realizar mediciones de tubos, conocer la ubicación de los sistemas y localizar las acometidas que entroncan a pozos, entre otros usos. Permite, por ejemplo, la inspección en una única maniobra de 300 metros de colector.

Plomo en el agua

Respecto a las quejas de los vecinos del casco antiguo por el alto contenido de plomo en el agua que llega hasta algunas de sus viviendas, lo que puede ocasionar daños en el organismo, la concejala aseguró que el Consistorio sigue elaborando un informe para dirimir la titularidad de esas tuberías, y, por tanto, a quién corresponde su sustitución.

Además, explicó que ha enviado un oficio a la sección de farmacia municipal para que se coordine con la empresa Canal de Isabel II y los servicios de Inspección para ver «cuáles son las viviendas que pudieran disponer de tuberías de plomo y realizar los análisis correspondientes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos