El cacereño que fue... y no fue el primer muerto por accidente de coche en España

Desde la Moto de Papel

Siempre se ha dado por hecho que el accidente mortal de Fernando García Becerra en Cáceres fue el primero de España, pero lo cierto es que el cacereño murió en una carretera de Irún

Coches de Cáceres en 1918 / Archivo de Marchena. / J. R.
SERGIO LORENZOCáceres

Alo largo de décadas, en publicaciones sobre Cáceres, se ha ido repitiendo un error: que fue en esta provincia donde se produjo el primer accidente mortal de automóvil de España. Se aseguraba que había ocurrido en el año 1904, muriendo el cacereño Fernando García Becerra y López Montenegro al tener un accidente con su coche, un Renault con la matrícula CAC-3, un auto de cuatro asientos, con 10 caballos de potencia, cuatro cilindros y dos frenos: uno de pedal y otro de palanca.

El error se descubrió gracias a los desvelos del abogado cacereño José María González-Haba y Guisado, que en el año 2004 quiso recordar los cien años del primer accidente mortal de España, y al investigar sobre la víctima descubrió que no había muerto en 1904, ya que en 1907 matriculó un segundo coche y en 1908 un tercer vehículo.

El cielo se le abrió cuando leyó en un libro de Miguel Muñoz de San Pedro, que en 1911 murió Fernando García Becerra, «en un accidente automovilístico en la carretera de Irún, constituyendo su entierro en Cáceres, a donde fue traído su cadáver, una auténtica manifestación de duelo, por las generales simpatías que generaba este muchacho, rico, un poco derrochador y un mucho aficionado al toreo».

Con la colaboración de Blanca Fernández Rodríguez, González-Haba logró encontrar en el registro civil de Irún un documento del 11 de septiembre de 1911 que indica: «que Don Fernando García Becerra y López Montenegro, natural de Cáceres, de edad de 32 años, propietario, falleció a las 12 horas de la mañana de ayer, en el hospital de esta villa, a consecuencia de fractura de cráneo». En el mismo documento figura que era viudo y dejaba un hijo llamado José.

González-Haba publicó su hallazgo en un trabajo titulado ‘En busca de la verdad’, en donde desmontaba la versión del cacereño que había sido la primera víctima mortal en accidente de tráfico en España, ya que murió en 1911. «Desconozco cómo, cuándo y dónde acontece el primer mortal suceso – escribió –. En Madrid fue en 1908, cuando una joven es alcanzada y muerta en una esquina de la calle Barquillo».

A nivel mundial se considera que el primer accidente mortal automovilístico ocurrió el 17 de agosto de 1896, en Londres, cuando un coche atropelló a la modista Bridget Discoll, de 45 años. El coche iba a la ‘escandalosa’ velocidad de 6 kilómetros por hora, según su conductor Arthur James Edsall, aunque hubo testigos que decían que iba mucho más rápido... a unos 12 kilómetros por hora.

En el Diario HOY hemos intentado seguir averiguando quién era el que por lo menos es el primer cacereño muerto en accidente de tráfico. En el libro de Publio Hurtado ‘Ayuntamiento y familias cacerenses’, se indica que Fernando García Becerra era miembro de una de las principales familias cacereñas. Su padre, Pedro García Becerra fue alcalde de Cáceres en los años 1865, 1875 y 1876, además de senador del Reino por esta provincia. Tenía un hermano, José García Becerra que fue ganadero de toros de lidia unos años, dejándolo para, «vivir tranquilamente y holgadamente de sus rentas».

Buscando en periódicos antiguos hemos encontrado uno de El Adarve del 7 de abril de 1909, en donde se informa de la muerte de la mujer de Fernando García Becerra, de María Berjano, usando un pomposo lenguaje: «hija modelo y amante esposa, ha muerto cuando todo parecía sonreírla; en su hogar – antes dichoso y perfumado todavía por el azahar de la boda, – llora nuestro amigo Fernando su inmensa desventura».

En El Noticiero: Diario de Cáceres del 12 de agosto de 1910 se lee en las notas de sociedad: «Procedente de Lyon y Madrid llegó ayer, en su auto, nuestro buen amigo don Fernando García Becerra y López de Montenegro». Él tenía residencia en Cáceres y en San Sebastián.

Varios periódicos se hacen eco del accidente mortal que tuvo lugar el 3 de septiembre de 1911 cerca de San Juan de Luz. En La Voz de Guipúzcoa y en ‘El Noticiero. Diario de Cáceres’ se cuenta que el señor Becerra era quien conducía el coche. Venía de Biarritz, «en donde había recogido al distinguido y rico americano don Carlos Viana». También viajaban en el coche sus amigos Luis Grande Baudesson y Manuel Vivas, además de un asalariado de Fernando García Becerra, que en unos sitios aparece como su mecánico y en otros como ‘el chauffeur’, del que no figura el nombre.

Ya era de noche cuando volvían a San Sebastián, y se encontraron de frente con dos carretas de bueyes, chocando el aristócrata de Cáceres con una de ellas. Todos salieron despedidos del auto menos Becerra que quedó sujeto al volante. Pasado un tiempo llegó por allí el duque de Amalfi con su coche, llevándoles a la Casa de Caridad de Irún. Los dos peor heridos eran el terrateniente de Cáceres, que tenían una gran herida en la cabeza (le dieron 7 puntos) y una pierna rota, y su mecánico que tenía la cara mutilada.

Lo que llama al escándalo es que numerosos periódicos hablaron de la muerte del rico cacereño, pero pocos dijeron que también murió su mecánico, del que no se sabe su nombre. El ‘señor’ Becerra murió el 10 de septiembre (unos días después de su empleado) y su cadáver fue llevado, al día siguiente, en tren hasta Cáceres, donde fueron miles de personas las que vieron su fastuoso entierro.

Sirva este reportaje para rendir homenaje al admirado abogado cacereño José María González-Haba, nacido en 1927. Un gran defensor de la búsqueda de la verdad, que dedicó más de 40 años a estudiar el mundo del derecho relacionado con los accidentes de tráfico. Escribió cinco libros sobre ello, y nunca, nunca se atrevió a conducir. «Los dramas que causan los coches son terribles, y yo tengo miedo a provocar uno», decía.

causan los coches son terribles, y yo tengo miedo a provocar uno», decía.

Fotos

Vídeos