Aplausos ante la prueba de la bandera de la Fuente Luminosa

Prueba de la bandera gigante en Cáceres / JORGE REY

El mástil de 12 metros quedó instalado ayer, mientras que la enseña nacional será colocada en un acto oficial

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

Quedaban pocos minutos para la una de la tarde cuando el izado de la gran bandera española junto a la Fuente Luminosa arrancaba aplausos espontáneos entre los viandantes. Era solo una prueba, pero desató el júbilo de unas cuantas personas, animadas al ver en pleno centro de la ciudad los colores patrios junto al escudo de la nación en un trozo de tela de 24 metros cuadrados. Apenas ondeó unos minutos la bandera y recorrió el camino de regreso al suelo a lo largo de un mástil de 12 metros, cuyas labores de colocación en la isleta de la avenida de España se prolongó durante dos horas.

La empresa granadina Ibertis fue la encargada de llevar a cabo estos trabajos. Tuvo que suspenderse momentáneamente el tráfico rodado y de peatones en la zona, para que no hubiera problemas al levantar el enorme soporte de acero inoxidable y dejarlo anclado al suelo. La empresa se mueve por toda España. La gran bandera del Atlético de Madrid que puede verse en su nuevo estadio lleva también su firma.

Con la instalación de este mástil y la 'inauguración' oficial de la bandera, que está pendiente (se contempla la fecha del 6 de enero, aunque el Consistorio no lo ha confirmado), se cumple el acuerdo del Pleno Municipal de septiembre, cuando Ciudadanos propuso una moción para instalar este símbolo de forma permanente y el PP la apoyó. PSOE y CáceresTú votaron en contra.

El coste de este nuevo elemento urbano es de 6.000 euros, la mayor parte destinado al mástil y su instalación, ya que el precio de la tela es de apenas unos 400 euros.

Entre los ciudadanos que transitaban por la calle a esa hora se podían recoger diferentes opiniones, aunque la mayoría eran favorables. Para el gallego afincado en Cáceres Vicente Souto está «muy bien» que se ponga este símbolo. «Me gusta mi bandera», decía. Francisco Crespo cree que es muy útil «para demostrar que los extremeños somos españoles».

Teodoro Ramírez, sin embargo, se cuestionaba el uso de la bandera como reivindicación de lo español mientras que una transeúnte que paseaba con su padre anciano indicaba que «hay otras necesidades más urgentes» en la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos