El Ayuntamiento refuerza su seguridad con doble vigilancia

Un agente de guardia controla el acceso al ayuntamiento por la Plaza de las Piñuelas. :: a. méndez/
Un agente de guardia controla el acceso al ayuntamiento por la Plaza de las Piñuelas. :: a. méndez

El equipo de Gobierno decide que, cuando estén de guardia dos policías locales, uno de ellos controle el acceso por Piñuelas y otro por la entrada de Gran Vía

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

El Ayuntamiento adopta medidas que refuerzan la seguridad. La alcaldesa ha tomado decisiones concretas, asesorada por la Junta de Gobierno local. Afectan tanto a la casa consistorial como a edificios en los que se prestan servicios municipales, como es el caso de Valhondo. En este último, la base es un informe elaborado el pasado mes de noviembre por el regente del Consistorio y del que el portavoz y concejal de Seguridad, Rafael Mateos, ya dio cuenta al Ejecutivo de Elena Nevado en su reunión semanal de los viernes.

La decisión más llamativa es la de doblar la vigilancia en el edificio central del propio Ayuntamiento. Hasta hora uno o dos agentes de la Policía Local vienen controlando los accesos en el inmueble principal de la Plaza Mayor.

Se sitúan en un despacho ubicado nada más entrar en el mismo por la puerta que da a la Plaza de las Piñuelas. Sin embargo, el acuerdo de Junta de Gobierno es que «cuando estén de guardia dos policías locales, uno de ellos prestará servicio en la calle Gran Vía y el otro en el acceso por la Plaza de las Piñuelas».

También se han tomado medidas en el edificio Valhondo y habrá un registro de visitantes

Aunque ese acuerdo se adoptó hace varias semanas, profesionales de la Policía Local han reconocido que aún no les ha sido notificado. Es probable que la organización definitiva pase por el visto bueno del que será el nuevo jefe policial, el inspector Benedicto Cacho, cuya toma de posesión será en breve.

La novedad es, principalmente, ese refuerzo que se produce en Gran Vía. Por allí se accede a numerosos servicios municipales, entre ellos Rentas y el Registro.

Los procesos de selección de personal dentro de los planes de empleo o de presentación de distinta documentación relativa a impuestos, bonificaciones o pagos se produce en esa parte del ayuntamiento. La idea es que, siempre que sea posible, además de los propios funcionarios esté también presente un agente policíal en dichas labores de vigilancia.

Otra de las iniciativas pasa por elaborar «un libro de registro de visitas de las personas que acceden al edificio». La responsabilidad se atribuye a la Policía Local que se ocupa de la vigilancia de la casa consistorial pero también al personal responsable de la información.

Desde el equipo de Gobierno se matiza que no se trata tanto de dificultar el normal tránsito de las personas y trabajadores públicos que desarrollan allí su labor sino de saber quiénes son los que llegan a dependencias municipales a realizar un trámite o hacer una consulta, de tal forma que puedan ser identificados en todo momento.

No es algo inusual en los edificios públicos de la ciudad. La entrada al Múltiples, que depende de la Junta de Extremadura, ya fue noticia el pasado verano tras exigirse a todo aquel que quisiese acceder la presentación del DNI.

Valhondo

En relación al edificio Valhondo, lo que advirtió el regente municipal es que se estaba haciendo un uso indebido de las puertas de emergencia. «El propio personal que se encuentra en el edificio sale por estas puertas y las deja abiertas, a propósito, para poder acceder de nuevo por las mismas».

En el informe se recomienda que la Policía Local sea quien avise de ese uso incorrecto, ya que «desde la Regencia -se resalta- no podemos controlar los accesos durante todo el horario laboral».

Las advertencias a funcionarios y visitantes en general han sido infructuosas, de ahí que haya llegado a aconsejarse el propio cierre de la puerta de emergencias, como vía de entrada, siempre que Prevención de Riesgos lo vea factible.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos