El autor del atropello de la Hispanidad será condenado al menos a dos años

Samuel Prieto García junto a su abogado defensor durante el juicio. :: lorenzo cordero

La familia de la joven fallecida mantiene en el juicio la petición de cuatro años para que el conductor llegue a ingresar en prisión

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

En el juicio que ayer se celebró en el Juzgado de lo Penal número 2 de Cáceres, se abrieron dos caminos ante Samuel Prieto García, el autor del atropello mortal que tuvo lugar hace poco más de un año en la avenida de la Hispanidad: por un lado está que el juez haga caso a la petición conjunta de la fiscal y el abogado de la defensa, y sea condenado a dos años de prisión, por lo que no irá a la cárcel al no tener antecedentes penales; y por otro lado está el camino de que el magistrado haga caso al abogado que representa a la familia de la fallecida, y eleve su condena para que ingrese en prisión, pues la familia solicitó cuatro años de cárcel.

El abogado defensor, José María Pedregal, recalcó en su intervención que Samuel es un joven de 22 años, que no tiene antecedentes penales y que al hacerle la prueba para saber si había consumido alcohol u otras drogas, dio negativo. «El primero que lamenta esta muerte es mi cliente», aseguró el letrado. Con la fiscal solicitó dos años de prisión y estar dos años y medio sin poder conducir.

Para el acusador particular Vicente Vega, que representa a la familia de la fallecida, el acusado no debe librarse de ser encarcelado. «No podemos permitir que no vaya a prisión un conductor homicida; sería como dar un cheque en blanco para este tipo de actuaciones».

El Mercedes-Benz que hace un año ocasionó la muerte de una joven de 25 años no estaba asegurado

El abogado insistió en que el conductor reconoció que el coche, un Mercedes-Benz, iba a más de 86 kilómetros por hora, asegurando un estudio que podía haber llegado a los 101 kilómetros/hora. También reconoció Samuel que no había visto a la viandante cuando estaba cruzando el paso de cebra.

La familia le acusa de haber cometido un delito de homicidio por imprudencia grave y otro de conducción temeraria, por lo que pide una condena de cuatro años de prisión y estar seis años sin poder conducir.

El accidente tuvo lugar a las cinco de la tarde del 11 de noviembre de 2016, en la avenida de la Hispanidad, frente a la Estación de Autobuses. La joven de 25 años, María José Ojeda, fue arrollada por el coche que conducía Samuel Prieto, cuando estaba cruzando la calzada para ir a la Estación y coger un autobús para su pueblo, Montánchez. El vehículo no frenó y la joven fue desplazada más de veinte metros hasta que su cuerpo fue frenado por un coche que estaba estacionado. Murió en el acto.

Se da la circunstancia de que el automóvil no estaba asegurado, por ese motivo será el Consorcio de Compensación de Seguros el que haga frente a la indemnización, pudiendo luego reclamar judicialmente la cantidad a Samuel Prieto.

En el juicio que ayer quedó visto para sentencia se van a ver sólo las consecuencias penales para el acusado, ya que la responsabilidad civil, con las indemnizaciones económicas, será objeto de otro procedimiento. No obstante en un principio la fiscalía pedía una indemnización de 134.435 euros.

El abogado defensor negó el delito de conducción temeraria, indicando que para ello el vehículo tenía que ir a más de 110 kilómetros por hora, cuando se baraja que podía ir entre 74 a 101 kilómetros por hora. El tramo estaba limitado a 50.

Para el abogado de la familia de la fallecida ese dato es irrelevante. Lamentó asimismo que al finalizar el juicio el acusado no hiciera declaración alguna, «cuando podía haber pedido perdón a la familia de la joven, que está destrozada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos