La Audiencia les obliga a derribar una vivienda ilegal que construyeron en Montehermoso

Promotor y constructor son condenados, cada uno, a un año y medio de cárcel y pagar una multa de 3.600 euros

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

Pidió permiso al Ayuntamiento de Montehermoso para construir dos naves y un almacén en su finca de casi 12.000 metros cuadrados en las afueras del pueblo. El Ayuntamiento le denegó la licencia en 2009, indicando que el terreno no es urbanizable; pero el propietario hizo oídos sordos y construyó, no dos naves y un almacén, sino una amplia vivienda.

Contrató a un constructor, que también sabía que estaba haciendo algo ilegal, y levantaron una vivienda de planta baja de 170 metros cuadrados y buhardilla, realizada en ladrillo termo arcilla, con un porche en la fachada principal, con tres ventanas, un hueco en la fachada lateral derecha para colocar una puerta y otras tres ventanas en la fachada trasera de la edificación. En el año 2014 ya tenía el tejado puesto y lucidas las paredes.

Denunciados por la Guardia Civil, el propietario del terreno y el constructor fueron denunciados. Se sentaron en el banquillo de acusados del Juzgado de lo Penal de Plasencia, que el pasado 27 de junio emitió sentencia. Encontró a los acusados responsables de un delito contra la ordenación del territorio, condenando a cada uno de ellos, uno como promotor y otro como constructor, a las penas de un año y seis meses de prisión, y a pagar una multa, cada uno, con la cantidad de 3.600 euros.

Dentro del fallo destaca que durante un año y seis meses se les inhabilita para realizar una profesión u oficio relacionado con la construcción, promoción o, en general, labores relacionadas con la edificación de viviendas, «excepto, en su caso, la realización de las obras necesarias para la demolición de la construcción realizada sobre la parcela».

Esa demolición la tendrán que hacer ellos u otros a su cargo.

Tres meses para derribar

Los dos condenados han recurrido la sentencia, y la sección segunda de la Audiencia Provincial de Cáceres ha tardado poco en confirmarla el pasado mes de octubre, indicando que tienen tres meses para demoler la vivienda que habían edificando. Les obliga a que dejan el terreno tal como estaba antes de 2009, cuando se empezó a tramitar, sin éxito, el permiso para construir en él.

La Audiencia Provincial deja claro que los dos actuaron sabiendo que no tenían permiso para hacer la construcción en ese terreno, que está catalogado como suelo rústico, de uso agrario y no urbanizable, pese a lo cual siguieron con sus actuaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos