Hoy

Los feriantes celebran hoy el primer día del niño tras su acuerdo con el Ayuntamiento

Labores de montaje de una nueva caseta, la de Oktoberfest Olé, que abre hoy desde las 18 horas.
Labores de montaje de una nueva caseta, la de Oktoberfest Olé, que abre hoy desde las 18 horas. / J. Rey
  • Hablaron ayer con el concejal de Festejos para pedir que no se promueva la fiesta en el centro en detrimento del recinto ferial

La preferia comienza hoy con normalidad y, de momento, no habrá conflicto. Los empresarios de las casetas de animación y de los cacharritos se han dado por satisfechos tras la entrevista mantenida a primera hora de la mañana de ayer con el concejal de Festejos, Pedro Muriel, quien les ha reiterado el decidido apoyo municipal al recinto ferial, a pesar de que haya hosteleros del centro urbano que ofrecen como alternativa una feria de día desde hace varios años.

Los empresarios habían planteado la posibilidad de no celebrar el día del niño, en el caso de las atracciones, y de no abrir las casetas el martes y el miércoles de la próxima semana, las dos primeras jornadas de la feria, si no veían un respaldo municipal claro al recinto ferial.

«Vamos a darle un voto de confianza al Ayuntamiento», explicó a este periódico Antonio García, uno de los empresarios de atracciones tras haber hablado a primera hora de la mañana con el concejal de Festejos.

En la reunión que mantuvieron la noche anterior consideraron urgente una entrevista con el concejal para pedir el cumplimiento de la ley en materia de ocio, es decir que no se autorice a los bares del centro a sacar barras fuera de los locales, ni música en el exterior, ni adornar las calles, ni cortarlas al tráfico sino tan sólo abrir como cualquier día del año, aunque puedan tener, dentro de los establecimientos, un ambiente festivo especial por ser la feria de San Fernando.

«El Ayuntamiento ha dicho que va a cumplir», afirma Antonio García, empresario cacereño que es dueño de seis atracciones y que es buen conocedor de los recintos feriales de la región y de España. Por ello sabe que cuando los ayuntamientos permiten que se promueva en exceso la fiesta en los bares del centro de la ciudad, el ferial acaba en declive. Así, en su opinión, las denominadas ferias de día «son un cáncer para nuestro sector», dice y cita casos que demuestran el retroceso de los recintos feriales, como los de Mérida y Badajoz, aunque afirma que en esta segunda ciudad el Ayuntamiento ha comprendido el problema y ha vuelto a volcarse en el ferial frente a la fiesta en los bares del centro.

Peligro

«Si Cáceres potencia demasiado el centro, la feria se devaluará y se perderá», afirma García, quien advierte del peligro de que las grandes atracciones no se instalen en esta ciudad porque no sería rentable por falta de público en el recinto. «Lo que queremos es que se potencie el ferial porque la feria es una vez al año y los bares del centro tienen todo el año», concluye.

En parecidos términos se expresa Raúl Gordillo, empresario pacense, de Jerez de los Caballeros, dueño de la caseta ‘El Quinto Pino’. Es otro de los veteranos de la feria de Cáceres, en la que se instala desde hace quince años. «El ferial no se debe dejar morir sino potenciarlo, tanto el Ayuntamiento como los propios caseteros», afirma y señala a Badajoz como ejemplo de recuperación tras años de hundimiento debido al empuje de la feria en el centro urbano. «Si el Ayuntamiento no involucra, no hay feria y se convierte en una feria de noche».

Concejal

Por su parte, el concejal de Festejos, Pedro Muriel, explicó a este periódico tras su entrevistas con representes de los feriantes, que el Ayuntamiento «apuesta por el ferial y hacemos una inversión importante allí». Recuerda que se estableció la preferia coincidiendo con el concurso hípico y que se fijó otro día del niño para que los empresarios del recinto tengan más oportunidades de negocio. «Hay que huir de falsas polémicas», afirma sobre la controversia entre los hosteleros del centro y los del recinto ferial. Sobre los primeros, resalta que el Ayuntamiento dará permisos «con las mismas condiciones que otros años», es decir que no pueden sacar barras con grifos a la calle sino sólo los veladores o mesas altas, como establece la normativa, y no podrán tener música fuera de los locales, aunque sí dentro, al igual que la decoración especia, que no podrá cruzar de un lado a otro de las calles.

Tampoco se cortará ninguna vía al tráfico ni se suprimirán aparcamientos, aunque varias de las calles donde habrá feria de día ya son peatonales, como San Pedro de Alcántara y Moret.

«Respetamos la inversión de los empresarios del ferial», indica Muriel, quien también resalta la actividad económica que se mueve, con la generación de hasta 500 empleos, entre hostelería, carpintería, electricidad, montaje, etcétera. «Cada uno puede celebrar la fiesta donde quiera, no se puede poner vallas al campo, pero el Ayuntamiento apuesta pos el ferial».

La polémica llegó también ayer al pleno municipal, en el que el portavoz de Ciudadanos, Cayetano Polo, pidió a la alcaldesa, Elena Nevado, que no se reúna con los feriantes por plantear «un chantaje» y «amenazas» al haber advertido de posibles cierres de casetas y de no celebrar el día del niño. Nevado dijo que ella no acepta chantajes de nadie y que la petición de los feriantes no la ve como amenaza «sino defensa de sus intereses».