Hoy

El botellón vuelve a cuestionar el Womad

Control para impedir entrar en la Plaza Mayor con botellas de cristal en un pasado Womad. :: hoy
Control para impedir entrar en la Plaza Mayor con botellas de cristal en un pasado Womad. :: hoy
  • Ni el Consistorio, ni la organización, ni los grupos políticos son partidarios de prohibir el consumo de alcohol

  • Desde hace años gran parte del público asiste a los conciertos indiferente a las actuaciones musicales y sólo interesado en beber en grupos de amigos

La estampa se repite desde hace años y todas las opiniones coinciden en rechazar que haya gente que acuda a un concierto no a presenciar la actuación sino tan sólo a beber alcohol en compañía de los amigos. El debate resurge ahora, a las puertas de una nueva edición del Womad, la número 26, con el pronunciamiento de la asociación de vecinos de la ciudad monumental. ¿Cómo se puede atajar este fenómeno, que acaba desvirtuando cualquier actividad cultural de carácter masivo? ¿Habría que aplicar la prohibición legal de beber alcohol en la calle, como establece la Ley de Ocio de Extremadura, en vigor desde 2003?

'Por un Womad mejor, no al Womad botellón'. Es el resumen del mensaje de la asociación vecinal, que aclara que no está en contra del festival sino todo lo contrario, es decir que pide su mejora para que se vea libre de botellones, incivismo y suciedad. Para ello cree necesarias campañas de concienciación desde la propia organización del Womad para evitar problemas como el que sufren muchos vecinos del casco antiguo, con las puertas de sus casas llenas de orines.

La petición de un festival mejorado la expusieron los vecinos al concejal de Seguridad Ciudadana, Rafael Mateos, quien la trasladará el próximo lunes a la reunión convocada para la coordinación de la presente edición del Womad, prevista del 11 al 14 de mayo. Anunció que el dispositivo de seguridad y limpieza será similar al de otros años, con el refuerzo de algunas áreas.

Como publicó ayer este periódico, Mateos comparte la inquietud vecinal y el objetivo de mejorar el festival, pero considera «muy complejo» y difícil prohibir el botellón, como práctica de beber alcohol en la calle, de acuerdo con la Ley de Ocio, que establece excepciones para determinados acontecimientos, como es el caso del festival, en el que se permite consumir de alcohol en la vía pública. El Ayuntamiento, desde 2009, prohibe acceder al recinto del Womad con botellas de cristal o latas, pero se permiten los envases de plástico, con contenido alcohólico. Mateos no cree que pueda aplicarse una prohibición de introducir los envases de plástico, aunque es partidario de «abrir un debate» sobre ello en el Consorcio Gran Teatro.

Por su parte, Silvia González, directora del Consorcio Gran Teatro, entidad responsables del festival, cree igualmente que sería «muy complicado» prohibir también los envases de plástico porque, según señala, están los bares de la Plaza Mayor, donde se pueden comprar bebidas para consumirlas durante los conciertos. En todo caso, Silvia González niega, de entrada, que el Womad sea sinónimo de botellón: «No creo que se pueda decir que el festival es un botellón, nunca lo ha sido». Preguntada por algunas opiniones que apuntan a la pérdida de calidad de la programación de conciertos como causa del botellón, González lo niega. «Creo que el programa que hemos presentado es magnífico y de mucha calidad. No estoy de acuerdo con esa afirmación».

Sí está abierta a atender las peticiones de mejora que hacen los vecinos del casco antiguo y cree que se puede incidir en los mensajes de concienciación, aunque recuerda que el festival también tiene programas campañas, entre ellas una sobre el reciclaje de latas.

Grupos políticos municipales

Tampoco están por la prohibición del botellón los representantes de los grupos políticos municipales. «No tiene mucho sentido prohibir, la cuestión es que haya más concienciación», afirma Víctor Peguero, concejal de Ciudadanos. Sobre los inodoros portátiles, que es otro de los problemas que plantean los vecinos, Peguero cree que deberían limpiarse con más frecuencia. Ildefonso Calvo, de CáceresTú, opina que debería haber más: «su número es insuficiente y están en mal estado», afirma y añade que es necesario más mantenimiento con más personal. Lamenta que haya macrobotellones en el Womad, «pero las prohibiciones no solucionan el problema».

«No estamos por prohibir, pero lamentamos que haya gente que vaya a hacer botellón», afirma Francisco Hurtado, concejal del PSOE, quien cree que los vecinos del casco antiguo tienen razón al pedir mejoras y campañas de concienciación. «La organización del Womad debe implicarse más con Cáceres, única ciudad de España sede fija del festival», dice refiriéndose al Womad como entidad, no al Consorcio Gran Teatro o a las instituciones extremeñas, «que ya hacen un esfuerzo importante y están al límite». Opina que la entidad Womad debería hacer campañas previas al festival y en los colegios y también que debe mejorar la calidad del programa musical si se ve que la ha perdido con el paso de los años.