Hoy

Un programa de optimización de antibióticos logra reducir su consumo un 10%

  • Ha sido aplicado en el complejo hospitalario y se quiere ampliar al servicio de Pediatría

El complejo hospitalario universitario de Cáceres (integrado por el San Pedro de Alcántara y Nuestra Señora de la Montaña) ha reducido casi un 10% el consumo de antibióticos en el segundo semestre de 2016, con un ahorro de 179.035 euros respecto al mismo período del año anterior, gracias a la puesta en marcha del Programa de Optimización de Antimicrobianos (PROA).

El Programa PROA está formado por facultativos y residentes de los servicios de Medicina Interna, Farmacia Hospitalaria y Microbiología Clínica, en colaboración con Medicina Preventiva y las Unidades de Críticos, coordinados por el doctor Juan Luengo.

Daptomicina, Ertapenem, Linezolid y Meropenem han sido los antibióticos de amplio espectro cuyo consumo más ha descendido con la aplicación del PROA.

Los objetivos de este programa son «mejorar el uso de antimicrobianos, mejorar el pronóstico de pacientes con infecciones graves, reducir sus efectos adversos y las resistencias bacterianas, y hacer más eficiente el gasto sanitario».

«En general», explica la Junta de Extremadura, «se trata de reducir la presión antibiótica sobre el sistema público de salud en aras de una mayor seguridad de los pacientes».

La intención futura es ampliar este mismo programa al servicio de Pediatría.

La actividad PROA, que comenzó a aplicarse en junio del pasado año, ha sido de una media de 25 pacientes al día, con una aceptación de las recomendaciones en torno al 90% por parte de los médicos prescriptores. La evolución positiva de PROA ha permitido aumentar el catálogo de prestaciones realizadas por el equipo y actualmente se supervisan, además de las bacteriemias, todos los cultivos procedentes del complejo hospitalario.