Hoy

Cuatro millones del Fondo de Impulso zanjarán deudas con las concesionarias

  • La alcaldesa compareció ayer con la concejala de Economía, María Guardiola, para escenificar el cambio que han experimentado las cuentas municipales

En dos años, el Ayuntamiento de Cáceres pasa de tener un remanente de tesorería para gastos generales negativo por -10,1 millones de euros a otro positivo que se acerca a los ocho millones, exactamente 7.823.857 euros. Además, por segundo año consecutivo, el Consistorio cierra el ejercicio con superávit. En esta ocasión con una capacidad de financiación de 5,8 millones. El informe de Intervención confirma que Cáceres cumple tanto con la regla de gasto como con el objetivo de estabilidad presupuestaria. La alcaldesa compareció ayer con la concejala de Economía, María Guardiola, para escenificar el cambio que han experimentado las cuentas municipales. «Esta situación de solvencia nos ha permitido que nos concedan el Fondo de Impulso por 17,5 millones», asegura. El Ayuntamiento recibió el miércoles la notificación oficial del Ministerio de Hacienda.

Aún no se conocen los detalles de ese préstamo, al que se accede a través del ICO y que en principio es el único que está previsto a corto plazo. Elena Nevado se fija en otro aspecto. Los números del Consistorio permiten solicitar un crédito bancario sin necesidad de contar con la autorización de Hacienda.

Con el Fondo de Impulso se reciben 17,5 millones. Cuatro de ellos serán para abonar cantidades pendientes a las concesionarias. Otros cinco van a expropiaciones y el resto a una hipotética sentencia desfavorable en el contencioso con Acciona. La deuda financiera es de 21,5 millones. Nevado recuerda que en 2011 eran 84 millones de deuda total.