Hoy

Cáceres Verde quiere saber si la reforma de Virgen de Guadalupe afecta a los árboles

Virgen de Guadalupe, conocida como Paseo de las Acacias. :: l. c.
Virgen de Guadalupe, conocida como Paseo de las Acacias. :: l. c.
  • Recuerda que el proyecto del Pimus suprime las acacias: propone que la mediana las mantenga y se acondicione como bulevar

El colectivo conservacionista Cáceres Verde estuvo presente ayer en el pleno municipal. La concejala socialista María José Pulido tomó la palabra en su nombre para interesarse por la futura ordenanza de parques y jardines. Debía estar en seis meses y ya se ha sobrepasado el plazo. Elena Nevado explicó que el asunto esta en manos de los técnicos municipales. El pasado mes de febrero ya dio instrucciones al jefe de la sección de Jardines para redactar el borrador de la Ordenanza Reguladora de Gestión y Protección del Arbolado Urbano. Además aún está pendiente un informe relativo a los costes que tendría para la ciudad municipalizar ese servicio de parques.

«Nos preocupa que la nueva ordenanza se demore y mientras tanto se comience a actuar. Hemos leído con preocupación las noticias sobre el R-66 y sus plataneros y la reforma de Virgen de Guadalupe», detalla Teresa Corcovado, que acudió ayer al Consistorio junto a su compañera Pilar Bacas. Cáceres Verde se define como una organización sin ánimo de lucro que promueve la defensa del patrimonio vegetal de Cáceres. Bacas es autora del trabajo 'Un bulevar en el oeste', dedicado a Virgen de Guadalupe.

En el llamado Paseo de las Acacias una de las preocupaciones es el futuro de esos árboles: «No estamos en contra de la remodelación. Entendemos que supone mejoras para la movilidad y el peatón, pero queremos saber cómo se va a ejecutar. En el Pimus desaparecen las acacias y el compromiso del Ayuntamiento es que no se iban a cortar árboles. Queremos que nos informen».

Teresa Corcovado se cuestiona sobre la ampliación de aceras y de la vía: «¿Cómo se hará?», se pregunta. Cáceres Verde cree que ensanchar la mediana resulta positivo siempre que no se toque el arbolado y se potencie la zona con un bulevar, mediante el acondicionamiento del terreno y con mayor protagonismo del peatón frente a los vehículos. El Ayuntamiento tiene prevista la reforma de la vía y se basará en el Pimus pero no se ha pronunciado aún sobre su ejecución.