Hoy

Lenguas no tan muertas

Juan Carlos Iglesias Zoido es profesor universitario y delegado de la Sociedad de Estudios Clásicos. :: l. c.
Juan Carlos Iglesias Zoido es profesor universitario y delegado de la Sociedad de Estudios Clásicos. :: l. c.
  • El IES Roso de Luna de Logrosán gana el premio nacional Odisea, que promueve el conocimiento de la Cultura Clásica

Las lenguas muertas están vivas. El Latín y el Griego, que han sido progresivamente arrinconadas en las diferentes reformas educativas (aunque se han recuperado ligeramente en esta última) tienen un componente humanístico, social y cultural que hace que tengan presencia en centros educativos de Secundaria y en la Universidad.

Como clara demostración de esa vigencia, un equipo de alumnos de Bachillerato del IES Roso de Luna de Logrosán acaba de ganar la edición de 2017 del Concurso Nacional Odisea. Se trata del grupo 'Navezuelas Verberat' dirigido por el profesor de Latín y Griego Miguel Ángel Gallego Cidoncha.

Este certamen, en el que participan centros de toda España, este año tenía como temática 'La política en Grecia y Roma', con la idea de que los jóvenes vean los paralelismos con la política actual. Estos detalles los explica Juan Carlos Iglesias Zoido, profesor titular de Filología Clásica de la Uex y delegado en Extremadura de la Sociedad Española de Estudios Clásicos (SEEC). Es una entidad que realiza diversas actividades, y que el próximo viernes 10 de marzo organizará en la Facultad de Filosofía y Letras una olimpiada de cultura clásica, con talleres de vestidos de la época, armamento, perfumes, todo en el intento de acercar el mundo clásico. Asistirán alrededor de 650 alumnos de Secundaria, que es el número de jóvenes que actualmente estudian Latín y Griego en Institutos de la región. El IES Universidad Laboral de Cáceres cuenta con 80 alumnos, debido, tal y como señala este filólogo, a la buena labor que se ha hecho desde el profesorado del centro. Llevarán a cabo 12 talleres.

Los ganadores de esta edición de Odisea se llaman Lucía Cortés, Anabel Benito y Jaime Cerezo, y compitieron de manera simultánea con los otros finalistas de manera telemática. Tuvieron que responder preguntas sobre la democracia, sobre la República, cómo eran los tribunales de justicia. Solo un ejemplo muy ilustrativo, la demagogia (palabra tan usada estos días) surgió en la Antigua Grecia, donde regía la democracia radical. La Junta de Extremadura apoya las actividades que organiza esta entidad para difundir y dar a conocer este universo apasionante de las lenguas clásicas.

Programas

«Nuestra disciplinas tienen que pelear en este mundo utilitarista», explica Izquierdo. «El Latín se ha mantenido más o menos, el Griego se encuentra en una situación complicada, pero sí hemos conseguido mantener unos cursos de Cultura Clásica y de Latín y Griego en ESO y en Bachillerato», explica, a pesar de que hace años que el Latín ha dejado de ser obligatorio y se encuentra de manera optativa, dentro de los itinerarios de Humanidades y Ciencias Sociales, mientras que el Griego está dentro únicamente de Humanidades.

«El mundo de Grecia y Roma tiene un gran atractivo, y el profesorado intenta que esas asignaturas sean lo más atractivas posibles, intentar que aprendan los rudimentos de entender y traducir un texto, pero que comprendan la cultura latina, que comprendan cómo era la literatura en la antigüedad, que entiendan que nuestra cultura viene de Grecia y de Roma, incidir en el papel que tiene la cultura grecorromana para entender el mundo de hoy», destaca. «Hay una relación muy evidente en las lenguas, pero hay que pensar que el vocabulario científico proviene del Griego, casi todos los términos médicos proceden de este idioma». Tal y como explica Izquierdo las asignaturas de Clásica cuentan con dos ventajas fundamentales: una es la cultura general que se consigue. «Vas al Museo del Prado y si no tienes ni idea de mitología, de quien es Zeus, o quienes son las Gracias o quien es Apolo no te enteras de nada, porque la pintura del XVI y del XVII es pintura mitológica en gran medida». Por otro lado «aprender Griego y Latín da unos instrumentos lógicos fundamentales, las asignaturas que mejor amueblan la cabeza son las Matemáticas, la Química o el Latín y el Griego, porque tienes que aprender una serie de estructuras que te permiten el desarrollo del pensamiento lógico, tiene una sintaxis muy racional, cuando el alumno llega a comprender todo eso su pensamiento lógico avanza», explica. Actualmente se promueve una enseñanza más viva. «Tenemos un grupo de profesores que se reúnen una vez al mes y durante unas dos horas hablan en Latín, es una experiencia que la hay en bastantes sitios, incluso se llegan a hacer chistes en Latín».

Alrededor de cincuenta alumnos estudian actualmente Filología Clásica en la Universidad de Extremadura. Según Izquierdo alrededor de diez chicos inician anualmente estos estudios, que llevan una línea muy sostenida. Son jóvenes, explica, «con vocación», y que eligen estos estudios por gusto. «En general son alumnos muy buenos, y las clases se dan muy bien».

Este profesor señala que aunque la demanda de profesores de Griego y Latín es limitada, también son pocos los que hacen estos estudios que, además, cursando algunas asignaturas extra, pueden lograr Licenciarse en otras Filologías. Las letras son, sin duda, un campo que tiene futuro.