Hoy

La Universidad Laboral de Cáceres revive al cumplirse 50 años de su inauguración

La Universidad Laboral de Cáceres revive al cumplirse 50 años de su inauguración
  • Los alumnos del Conservatorio y del Centro de Profesores ocuparán este centro que está infrautilizado

La Junta de Extremadura quiere volver a llenar de vida las instalaciones de la Universidad Laboral de Cáceres, lo dijo a finales de febrero la consejera de Educación, Esther Gutiérrez, al anunciar que la Laboral será la nueva sede del Conservatorio Oficial de Música Hermanos Berzosa de Cáceres, que actualmente está en el Complejo Cultural San Francisco. También acogerá el Centro de Profesores y Recursos (CPR) que ahora se ubica en la calle Gómez Becerra.

La consejera señaló que estas actuaciones, «nos van a permitir dar vida y poder reformar la Universidad Laboral, además de llenarla de contenido, junto con otras actuaciones de ciclos formativos que tenemos pensado implantar».

Se invertirán cuatro millones de euros para la reforma integral de la Universidad Laboral, destinando además dos millones al Conservatorio que tendrá una entrada individualizada.

Esther Gutiérrez aseguraba que se iba a terminar con la infrautilización de este complejo educativo. En el año 2011, ya había publicado el Diario HOY que la Laboral, que ahora es instituto, sólo utilizaba el 40% de sus instalaciones.

El que es considerado el mayor centro educativo de Extremadura volverá dentro de unos meses a tener una vida casi plena, cuando se van a cumplir 50 años de su nacimiento.

El origen de este complejo está en pleno franquismo, cuando se decide construir en España 21 universidades laborales, «o de los obreros» como gustaba decir a la propaganda gubernamental de la época.

Quien tuvo la idea de hacerlas fue el ministro de Trabajo Girón de Velasco, que se inspiró en las universidades de trabajo belgas; que, curiosamente, eran socialistas.

En 1955 se inauguró la primera universidad laboral, la gigantesca de Gijón, que se convirtió en el edificio más grande de España con 270.000 metros cuadrados. Mientras se fueron inaugurando otras universidades laborales en Sevilla, Córdoba, Tarragona, Zamora, Valencia... se estaban dando pasos para construir la de Cáceres.

Terrenos de la Diputación

El 10 de agosto de 1957 la Diputación Provincial de Cáceres acordó la compra de las fincas: 'Cuartillo', 'Valhondos', 'Suerte de Santa María', 'Dehesín' y 'Terrenos de Campante'. En total, se juntaron 358 hectáreas.

El 7 de enero de 1958, el pleno de Diputación aprobó un presupuesto extraordinario de 13 millones de pesetas (78.000 euros) para comprar esos terrenos, que luego entregó al Instituto Nacional de Previsión, que a su vez los cedió a la Universidad Laboral el 17 de marzo de 1968 por escritura otorgada ante el notario Cipriano Remedios Íñigo.

En los terrenos cedidos por la Diputación se empezó a construir, a tres kilómetros de la ciudad de Cáceres, en la carretera de Trujillo, el gran complejo educativo. Fue en 1966, invirtiendo 300 millones de pesetas (1.800.000 euros). El proyecto fue redactado por los arquitectos Luis Laorga Gutiérrez y José López Zanón, que antes habían levantado la Universidad Laboral de La Coruña. Hubo quien criticó de la obra cacereña que había demasiadas cristaleras y ventanales, al señalar que eran muy apropiados en zonas de menos luz como en el norte de España, pero no muy convenientes para una zona de calor como Extremadura.

Alrededor de cuatro patios con jardines se agruparon cuatro unidades, cada unidad con 200 dormitorios para alumnos, accesos propios, aseos independientes, y dependencias para educadores. En la planta baja estaban seis salas de estudio, seis salas de juego y la enfermería.

Se dispuso también de un gran patio central con porche perimetral. Al este de ese patio estaba la sección de enseñanza, al norte los amplios comedores, al sur la dirección del Centro y el aula magna, y al oeste el colegio, a tres alturas.

Para los profesores se construyeron 20 viviendas agrupadas en bloques contiguos de dos plantas.

Había 19 aulas con capacidad desde 40 a 100 alumnos y siete laboratorios. En una zona de talleres destacaban los 1.500 metros cuadrados del taller de mecánica general y agrícola. Disponía de una granja agrícola con capacidad para 500 cabezas de ganado.

Llamaba la atención el salón de actos de mil plazas, un auditorio, y un observatorio astronómico.

Se inauguró hace cincuenta años, el 4 de noviembre de 1967, con el nombre de Universidad Laboral Hispanoamericana, y lo hizo el entonces ministro de Trabajo Jesús Romero Gorría, que también inauguró ese día el Ambulatorio de la Seguridad Social, ubicado en la calle peatonal San Pedro de Alcántara, que luego fueron dependencias del Insalud y ahora lo son del Sistema Extremeño de Salud de la Junta de Extremadura.

La inauguración

Al ministro de Franco le acompañó en la inauguración el gobernador civil Federico Trillo-Figueroa, el obispo Llopis Ivorra y el alcalde Díaz de Bustamante. Con expresiones de la época, Romero Gorría inauguró la Universidad Laboral de Cáceres con estas palabras: «Cáceres asiste ahora a la puesta en marcha de un complejo universitario que, sin lugar a dudas, abrirá los surcos del tiempo nuevo y anticipará la sazón de la nueva cosecha».

Al ser universidad, quien lo dirigía era un rector. El primero (hasta 1973) fue José Luis del Valle Fernández. De 1973 a 1977 le sustituyó María Antonia Rodríguez Castelo y luego, Andrés Sánchez Pascual.

Nació la Laboral para formar a muchachos, que se esperaba que fueran los que en el futuro llevaran adelante la mecanización del campo y las explotaciones ganaderas.

En el primer curso, 1967-68 hubo 447 internos, de los que 264 estudiaron formación profesional en Delineación, Mecánica del Automóvil, Mecánica Agrícola y Topografía; 101 alumnos estudiaron Ingeniería Técnica, en la especialidad Agrícola-Ganadera; 69 hicieron Preparatorio y 13 Bachillerato Laboral Superior, modalidad Agrícola-Ganadera, en la especialidad de técnicos de plagas del campo e industrias cárnicas. Empezó el Centro con 40 profesores, un psicólogo-clínico, dos médicos, dos ATS y varias religiosas Siervas de María. En la administración había 30 funcionarios y en servicios generales como limpieza, lavandería y cocina, 128 trabajadores.

Con 1.800 alumnas

Lo asombroso es que al año siguiente de su puesta en marcha la Universidad Laboral cambió totalmente, pasando a ser femenino. Hubo 852 internas que estudiaron Bachillerato y algo tan disperso como 'Orientación y selección'. El cambio molestó a gran parte de la población de Cáceres, que aseguraba que la importancia de la formación descendía.

En el tercer curso, 1969-70 se implantaron estudios de ingeniería técnica, rama de Químicas, que desaparecieron dos años después al ser sustituidos por los estudios de ATS (Ayudante Técnico Sanitario), que demandaba la población.

Se siguieron mejorando las instalaciones. En el curso 1970-71 el ministro de Trabajo, Licinio de la Fuente, inauguró la gran piscina cubierta y otras instalaciones deportivas.

En 1974 se empezó a dar clases de Ciencias Empresariales.

En el curso 1977-78 la Universidad Laboral tenía 1.865 alumnas, de las que 1.198 eran internas, 377 mediopensionistas y 290 externas. La mayoría de las alumnas eran de otras provincias españolas, sólo el 15% eran extremeñas.

En 1983 la Universidad Laboral de Cáceres pasó a denominarse Centro de Enseñanza Integradas.

En 1988 la Escuela Universitaria de Enfermería y la de Ciencias Empresariales pasaron a depender de la Universidad de Extremadura.

Fue en 1990 cuando cambió otra vez de nombre, pasando a ser lo que ahora es el Instituto de Enseñanza Secundaria Universidad Laboral. En el 2011 en el centro ya sólo había 100 internos y contaba con zonas cerradas, como la piscina, que ya estaba vacía.

Ahora se espera que a la Universidad Laboral vuelva a tener parte de aquel esplendor perdido, gracias a los seiscientos alumnos que aportará el Conservatorio.