Hoy

El exdirector del Citibank de Cáceres niega que se quedara con 1,8 millones de los clientes

El exdirector, con abrigo azul, y con el pelo blanco el excomercial, ayer, durante el juicio. ::
El exdirector, con abrigo azul, y con el pelo blanco el excomercial, ayer, durante el juicio. :: / JORGE REY
  • Un vecino de Valdefuentes aseguró que tenía 900.000 euros y le dejaron con 1.000

«Le quería como a un hermano. Hacía todo lo que él me decía, incluso firmar papeles en blanco que me daba. Lo que no entiendo es cómo me ha hecho esto», declaraba este jueves, en la Audiencia de Cáceres, el testigo Vicente S. G., un hombre de 79 años que camina con la ayuda de muletas. A su espalda, en el banquillo de acusados, mirando hacia el suelo estaba la persona que supuestamente le había engañado, Fernando H. L., para muchos don Fernando, exdirector de la sucursal bancaria Citibank España S. A., que estaba en el número 19 de la avenida de España.

Sentado en el mismo banquillo se encontraba ayer Calixto R. F., comercial de la sucursal bancaria. Los dos están acusados de quedarse con dinero a sus clientes, aunque en cantidades muy diferentes. El exdirector, supuestamente, se apropió de 1.803.901 euros de 14 personas; y el excomercial de 42.800 euros de otros dos clientes. El fiscal y la acusación particular (que representa al banco) solicitaron ayer seis años de cárcel para el primero y tres años de prisión para el subalterno, pagar cada uno una multa de 7.200 euros y devolver al banco las cantidades sustraídas, pues la entidad ya ha entregado a los afectados el dinero que echaron en falta de sus cuentas.

Los dos acusados se declararon ayer inocentes, y sus abogados solicitaron la libre absolución para ellos.

El cliente más perjudicado es un vecino de Valdefuentes, Juan Alvarado Arias. En el juicio explicó que él y sus dos hermanos tenían dinero en la sucursal bancaria porque el director les ayudaba a hacer todo, desde contratos a la declaración de la renta, «él era como un dios. Lo hacía todo», indicó. «Pero, la verdad, es que yo tenía 900.000 euros en el banco, y el director me dejó la cuenta con 1.000 euros». También declararon dos hermanos, a uno le faltaron 2.500 euros y a otro 1.000. Confirmaron que ellos tampoco se preocupaban de casi nada, ya que el propio director de la sucursal se trasladaba a su pueblo (a 29 kilómetros de Cáceres), para recogerles el dinero que querían ingresar en sus cuentas. El exdirector lo negó.

Entre las supuestas víctimas de don Fernando también está un invidente, un antiguo vendedor de cupones ya jubilado, que declaró que había invertido 247.000 euros en un fondo de inversión, y se dio cuenta de que le faltaban 22.000 euros. Cuando terminó de prestar testimonio, el hombre se despidió de esta manera: «¡Adiós! ¡A ver si no pasan estas cosas más!».

Según indicó el teniente fiscal de Cáceres que ha llevado el caso, Eliseo del Blanco, Fernando H.L. llegaba a realizar solicitudes de cambio de firma de clientes para que después le fuera mas fácil suplantar las rúbricas en solicitudes de disposición de efectivo. Para tener tranquilos a los clientes a los que supuestamente estafaba, les entregaba libretas de ahorro falsas, en las que figuraba el dinero que los clientes creían tener.

Dos de los clientes estafados, el empresario Juan Alvarado y un vendedor de la ONCE jubilado . ::

Dos de los clientes estafados, el empresario Juan Alvarado y un vendedor de la ONCE jubilado . :: / JORGE REY

En el caso de Calixto, que ejercía de comercial, presuntamente engañó a un discapacitado ya jubilado, que había trabajado de bedel en la Diputación. Fueron 24.000 euros. El hombre confiaba en él plenamente y también firmó papeles en blanco; incluso le pidió que le guardara la cartilla en un cajón de la mesa de la entidad bancaria.

En la sucursal de Citibank Cáceres trabajaban otros dos empleados: el cajero interventor y otro comercial que han quedado libres de culpa tras ser investigados.

Precisamente fue este otro comercial quien destapó las presuntas irregularidades cuando se personó en la oficina Vicente S. G., un cliente de 79 años que camina con la ayuda de muletas. Había observados movimientos irregulares que no recordaba haber hecho en su cuenta, con un saldo distinto.

Los abogados de la defensa intentaron arrojar dudas sobre el informe que realizaron tres peritos por parte del Citibank. Encargo que se les hizo en febrero de 2015, cuando las cuentas de clientes de este banco iban a pasar al Banco Popular.