Hoy

El Ayuntamiento sancionará a Canal por tener menos trabajadores

José Luis Castaño, Rafael Prieto y Belén Benito, de Canal, a su llegada al Ayuntamiento
José Luis Castaño, Rafael Prieto y Belén Benito, de Canal, a su llegada al Ayuntamiento / Jorge Rey
  • La reunión entre las partes se alargó durante más de dos horas, el expediente continúa y se valora una modificación de contrato para la renovación de contadores

Más de dos horas de reunión en busca de soluciones. Canal de Isabel II y el Ayuntamiento se sentaron ayer frente a frente dentro del trámite de audiencia del expediente abierto a la concesionaria del servicio del agua. La sucesión de incumplimientos que se le achacan, hasta once, desde la Inspección de Servicios municipal se concretará de entrada en una sanción económica. El importe está por cuantificar, aunque tener once trabajadores menos de los ofertados se considera grave. El importe mínimo son 6.001 euros. El máximo, 36.000. Desde el Consistorio se confirma que habrá multa pero la cifra se concretará cuando se concluya el expediente instruido.

Es la persona que en un requerimiento de julio pasado ya advertía que después de más de un año operativo, el contrato no se estaba cumpliendo. El Ayuntamiento recordó que tendría que tomar medidas y entre ellas se citaba una posible resolución del contrato.

Sobre el asunto hicieron ayer un repaso amplio ambas partes. Fue una reunión al máximo nivel. Con la alcaldesa, Elena Nevado, acompañada por la concejala de Infraestructuras, Montaña Jiménez, y dos hombres fuertes del Gobierno como Laureano León y Valentín Pacheco, además de la parte técnica. Canal acudió con el director general, Rafael Prieto; su delegado en Cáceres, José Luis Castaño; y María Belén Benito, directora de operaciones. Las relaciones no estaban en su mejor momento. El equipo de Gobierno notaba cierta ‘dejación’ en la empresa e incluso se llegó a cuestionar si estaba provocando una posible salida. Esa versión se da por descartada en la concesionaria, desde donde se coincide con el Ayuntamiento en lo que la alcaldesa calificó ayer como «buscar soluciones» al problema.

El expediente sigue. Habrá sanción, al menos, en la parte relativa a la plantilla. Debían ser 97 profesionales más el gerente y solo aparecen 87. La versión de la empresa es que la oferta era de 2010. El coste se estimaba en 3,1 millones anuales. Con e sos 11 trabajadores menos supera los 3,2 millones. Aún así, el compromiso es que en un plazo máximo de seis meses se cubrirán esas plazas. Canal alude a su condición de empresa pública, lo que dilata los procesos y contrataciones.

Sobre los retrasos en las inversiones se apunta que ya se han iniciado las del primer año y se han adjudicado las del segundo. Uno de los contratiempos es que el servicio de limpieza mediante cámaras de las redes de saneamiento ha quedado desierto. El Consistorio reconoció ayer el acercamiento de posturas. Canal llegó a cuantificar en 1,5 millones el desequilibrio financiero, pero no se contempla una revisión de tarifas como pidió en su día. Sí se aborda una modificación del contrato «para cambiar algunos puntos que se han quedado obsoletos» desde la oferta inicial. Esa parte afecta a los contadores. Se quiere implantar un sistema de telelectura, más avanzado del que figura en el pliego. Ya ha habido una prueba piloto en el casco histórico. Son más de 10.000 contadores los que han llegado al final de su vida útil. Es otro de los incumplimientos. Las dos partes se fijan en el diálogo abierto, pero el Ayuntamiento avisa. Según el acuerdo, los medios materiales y técnicos deben ponerse en servicio de inmediato.

Canal, a su vez, se compromete a negociar con el comité de empresa un convenio colectivo propio.