Hoy

El Ayuntamiento quiere que la nueva depuradora sea ampliación de la actual

Estación depuradora en Cáceres.
Estación depuradora en Cáceres. / HOY
  • Es la ubicación «más idónea», le comunica el Consistorio al Ministerio de Medio Ambiente, que inicia ahora el estudio de impacto ambiental

«En cuanto a la ubicación de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR), consideramos que la más idónea es la recogida en la 'Alternativa A'». Así se refleja en la comunicación que ha enviado el Ayuntamiento al Ministerio de Medio Ambiente dentro del periodo de consultas sobre el proyecto de saneamiento y depuración de la ciudad.

Consistorio y Ministerio coinciden en que de las cinco alternativas planteadas, la mejor es aprovechar el espacio en el que se encuentra la EDAR del Marco. Medio Ambiente ya encargó un anteproyecto a una consultora de ingeniería. En el mismo se resalta como la opción más valorada la ampliación de la actual estación, ya que permitiría utilizar las instalaciones en servicio, se minimiza la demanda de suelo nuevo y reduce el impacto. Las otras cuatro soluciones pasaban por no intervenir (alternativa cero) o alejar la nueva EDAR (600, 1.600 ó 3.500 metros) aguas abajo del Guadiloba.

El Ministerio de Medio Ambiente, a través del órgano promotor, la Dirección General del Agua, inicia ahora la redacción del estudio de impacto ambiental de una actuación que debe poner fin a los problemas de depuración en la capital cacereña. La inversión rondará los 50 millones.

Los argumentos en favor de la ubicación de la depuradora en el espacio físico actual se repiten por las partes interesadas. «Minimiza la necesidad de expropiaciones, perturbación de zonas con alto valor ecológico, afecciones, ampliación de colectores...», reitera el Ayuntamiento en el escrito enviado a la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente. La comunicación está firmada por la concejala de Infraestructuras Estratégicas, Montaña Jiménez. El documento subraya que la puesta en marcha de esta intervención no debe implicar graves alteraciones medioambientales: «No consta en este Ayuntamiento -se apunta- que se prevean impactos significativos que no vayan a ser evitados con las medidas ya propuestas en el proyecto».

El Ayuntamiento, además, no considera necesario ampliar el documento inicial. En el mismo se deja constancia de que la opción A tendría «un impacto mínimo, al ejecutarse sobre la EDAR existente». Otros valores adicionales son la cercanía con la red de colectores y menor afección sobre la vegetación.

En el Ministerio, además de la del Ayuntamiento, se han recibido otras siete contestaciones. Tres de organismos propios, incluida Confederación Hidrográfica del Tajo, Subdelegación del Gobierno, Consejería de Medio Ambiente, Dirección General de Patrimonio y Diputación.

«El órgano ambiental ha realizado un proceso de consultas a las administraciones afectadas y personas interesadas para determinar el contenido que debe darse al estudio de impacto ambiental», señala el Ministerio de Medio Ambiente. La Dirección General del Agua ya realiza el estudio ambiental y el proyecto. Cuando finalice «deberá ser sometido a una fase de información pública y de nuevas consultas».