Hoy

El toro de la Vera gana al de Osborne

vídeo

José Carlos García Zapata, uno de los socios de Toro Pápel S.L.. :: / andy sole.

  • El Supremo falla a favor de una marca cacereña en una disputa con la andaluza

«Nosotros creamos la empresa Toro Pádel en el año 2010 y en ese mismo año ya nos dijo Osborne que no podíamos utilizar la palabra ‘toro’. Se opone a que otra marca lleve ese nombre. Tiene muchos abogados e intenta intimidar a la gente, pero nosotros decidimos luchar por nuestra marca, y el Tribunal Supremo nos ha dado la razón», señala José Carlos García Zapata, responsable de la empresa que elabora raquetas de pádel desde Jaraíz de la Vera.

El Grupo Osborne tiene su origen en las bodegas creadas en 1772 en El Puerto de Santa María, y es considerada una de las cien empresas en activo más antigua del mundo. Se le asocia con la imagen del toro desde una importante campaña publicitaria en la década de los años sesenta, al colocar la silueta negra de un toro de lidia para promocionar el brandy Veterano. Desde 2009 tiene la marca Toro de Osborne para productos de moda y complementos, artículos de regalo y productos de alimentación de calidad.

José Carlos García explica que él y sus dos socios decidieron añadir el nombre de ‘Toro’ a su empresa, «porque cuando empezamos a hacer raquetas de pádel sólo había otras dos españolas y todos los nombres eran anglosajones; queríamos poner un nombre que se identificara con España».

La Oficina Española de Patentes y Marcas les denegó inicialmente la inscripción de ‘Toro Pádel’, al señalar que el Grupo Osborne ya había inscrito las marcas ‘Toro’, ‘El Toro’ y ‘Toro Osborne’, además de que ‘Aquirre y Compañía’ había inscrito ‘Bullpádel’, ‘Bull Pádel’ y ‘Bull Pádel Sport Line’.

La empresa verata acudió entonces a la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de de Justicia de Extremadura(TSJ), que les dio la razón en una sentencia dictada el 17 de noviembre de 2015. Osborne la recurrió al Tribunal Supremo (TS), que vuelve a dar la razón a la empresa extremeña, además de forma bastante contundente: «El nombre de un animal no es susceptible de apropiación individualizada por parte de una empresa con exclusión de las demás».

Recalca el TS que existen claras diferencias tanto gráficas como fonéticas entre ambas marcas, ya que si en la de Osborne está la palabra ‘toro’ sola, en la otra junto a la palabra ‘toro’ se incorpora el vocablo ‘pádel’, «con igual fuerza distintiva, conformando un conjunto denominativo diferente».

También considera que no hay dudas en el diseño de la marca, pues una es la representación de una res de lidia seguida de la palabra ‘toro’ y debajo la palabra ‘Osborne’, en un rectángulo con la palabra ‘el Toro’ en blanco sobre un fondo negro; mientas que el logotipo de la empresa cacereña es un círculo completamente negro sobre el que se superpone la representación figurativa de un asta de toro en color rojo, y debajo la palabra ‘TORO’ en mayúscula y más abajo ‘pádel’ en minúscula y en tamaño inferior. «Es completamente diferente la grafía de la letra ‘toro’ que aparece en las marcas enfrentadas», subraya el Tribunal.

García Zapata confirma que el contencioso con Osborne «ha sido un proceso largo y costoso, pero al final ya tenemos la marca registrada».

Toro Pádel ha dispuesto de la ayuda de fondos europeos, a través de Extremadura Avante, y de la Cámara de Comercio de Cáceres. En la actualidad da empleo a cinco personas, y mantiene una producción de cerca de 5.000 raquetas al año. «Tenemos un importante proyecto que esperamos presentar dentro de poco», señala José Carlos García.

Logotipo de la empresa de Jaraíz de la Vera. :: s.e.

El famoso toro de Osborne en logotipos. :: s.e.